Innovación

Cazadores teleconectados

Creada en 1976 para dar respuesta a los problemas de equipamiento que sufrían entonces los radioaficionados españoles, Astec ha diseñado unos originales equipos portátiles de radio que mejoran sustancialmente las comunicaciones. La empresa, que ha invertido 3 millones de euros en la investigación, ha sido seleccionada por la Federación de Caza de Cataluña para implantar este sistema entre sus asociados.

José María Escuder, director general de Astec, subraya que 'se trata de aparatos específicamente adaptados a las dificultades que plantean terrenos agrestes, lo que contribuye sustancialmente a mejorar la seguridad de los usuarios. Los equipos han sido diseñados para soportar choques, vibraciones y la acción corrosiva del polvo y la humedad'.

Respecto al teléfono móvil, el sistema creado por la empresa ofrece dos ventajas fundamentales 'que los cazadores han tenido muy en cuenta', asegura el subdirector general, Luis Cuevas. En primer lugar, el usuario no tiene que pagar por cada llamada que realiza. Y, por otra parte, los equipos han sido dotados de una carcasa de policarbonato de alto impacto, a prueba de las condiciones meteorológicas más adversas que puedan imaginarse. Esta cubierta sella los componentes internos del equipo y garantiza efectivamente su resistencia. Los aparatos diseñados por Astec han conseguido, según los responsables de la empresa, 'combinar las altas prestaciones, la economía y la seguridad con dos elementos decisivos en un portátil: el peso y el tamaño'.

Unos 7.000 equipos que están siendo distribuidos entre los cazadores catalanes tienen un peso de tan sólo 380 gramos y sus dimensiones son muy reducidas: 56 por 99 por 30 milímetros. Otra ventaja adicional reside en su simplicidad de manejo y en unas prestaciones particularmente útiles para el entorno hostil en que frecuentemente se ven obligados a desenvolverse los aficionados al deporte cinegético. Entre estos elementos destacan el display alfanumérico iluminado de ocho caracteres y los sistemas de ahorro de baterías en recepción y apagado automático. La incorporación de este sistema facilita también la comprobación inmediata de cobertura.

Los portátiles cuentan también con una variada gama de prestaciones, que han sido seleccionadas en función de las necesidades que suelen generarse en entornos aislados y proclives a dificultar la comunicación. Entre estas prestaciones se incluyen la memoria de números telefónicos, la encriptación de inversión de voz, llamada selectiva, salida de potencia seleccionable o 102 canales con un teclado de dos botones.

Escuder subraya que 'la investigación constituye un elemento clave en la evolución de la empresa y un factor decisivo para su crecimiento'. Astec destina cada año el 5% de su facturación para financiar proyectos de investigación y cuenta con un departamento de I+D especializado en el desarrollo de proyectos de ingeniería de comunicaciones, fundamentalmente por radio.

Las ventas de la empresa alcanzaron en el año 2002 un montante de 8,3 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 60% respecto a los 5,1 millones registrados en el ejercicio anterior. La compañía ocupa a medio centenar de trabajadores y sus beneficios el año pasado se situaron en los 247.000 euros.

A pesar de operar en un espacio tecnológico con nutrida presencia de multinacionales, Astec mantiene su carácter de pequeña empresa con capital completamente español.

En buena medida la razón de su éxito, según resaltan los ejecutivos de la compañía, reside 'en haber ajustado su oferta a los nichos emergentes del mercado'.

Este acoplamiento a la demanda ha provocado numerosos cambios en la empresa. Cuando Astec inició su actividad, en 1976, se apoyó en dos segmentos entonces claramente expansivos: el sonido de alta fidelidad y profesional y las radiocomunicaciones.

La buena acogida por parte de los radioaficionados particulares y de las empresas motivó que la pyme se centrara en ese ámbito durante la década de los ochenta con una filial especializada, Audiocom. Durante la década de los años noventa, Astec tuvo que variar sustancialmente sus planteamientos, al verse obligada a enfrentar un triple cambio: la creciente entrada de la tecnología digital; la irrupción de Internet, que revoluciona el mercado y provoca el estancamiento de las radiocomunicaciones, y, por último, la liberalización de las telecomunicaciones, que contribuye a que emerjan nichos de mercado y nuevas oportunidades de negocio.

Astec se ha especializado particularmente en el desarrollo y ejecución de proyectos llave en mano, que constituye una de las bases de su crecimiento actual.

Nuevo rumbo hacia la internacionalización

En los años noventa, Astec debió variar sustancialmente sus planteamientos, al verse obligada a enfrentar un triple cambio: la creciente entrada de la tecnología digital; la irrupción de Internet, que revoluciona el mercado y provoca el estancamiento de las radiocomunicaciones, y, por último, la liberalización de las telecomunicaciones, que contribuye a que emerjan nichos de mercado y nuevas oportunidades de negocio.

El desarrollo del prototipo provoca que la empresa ingrese en el siglo XXI con una decidida apuesta por la diversificación de actividades. Su plan estratégico centra la atención en dos mercados básicos. Por una parte, en el desarrollo de proyectos de ingeniería de comunicaciones, que siguiendo la tradición de la empresa utilizan la radio como medio fundamental.

Por otra, en la comercialización de una extensa gama de equipos de radiocomunicaciones, telefonía, electrónica de consumo e informática. Esta especialización le ha reportado a Astec una selecta cartera de clientes, entre los que se incluyen el Metro de Madrid, Radiotelevisión Española o el Canal de Isabel II.

Aunque el grueso de sus proyectos se desarrollan en España, ha iniciado un proceso de internacionalización, con incursiones en los mercados marroquí y portugués.