Población

El índice de natalidad en España alcanza su valor más alto desde 1993 y se eleva hasta 1,26 hijos por mujer

El número medio de hijos por mujer se situó el año pasado en 1,26, su valor más alto desde 1993, y también aumentó el número de nacimientos, el 10,4% de los cuales correspondió a madres extranjeras. Según el avance 2002 sobre Movimiento Natural de la Población difundido hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de fecundidad pasó el año pasado del 1,24 registrado en 2001 a 1,26, con lo que "prosigue su recuperación".

El INE recuerda, no obstante, que en el periodo 1996-2001 España ha ocupado el último puesto entre los países de la Unión Europea por su tasa de fecundidad; habrá que esperar a que el resto de los países ofrezcan datos de 2002 para ver si sube en la clasificación.

Durante 2002 se registraron en España 416.518 nacimientos, 12.659 más que en 2001, lo que ha llevado la tasa bruta de natalidad (que refleja el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes) del 10,03 al 10,14. El INE destaca que el incremento total de nacimientos se debió casi en su totalidad a la fertilidad de las madres extranjeras, que va en aumento: en 2002 se registraron 43.469 nacidos de madre extranjera, un 31,4 % más que los 33.076 registrados el año anterior.

Del total de nacimientos, los de madre extranjera supusieron en el año 2002 el 10,4%, frente al 8,2% del año 2001 y el 6,2% del año 2000. Por continentes, el 45,7% de los nacimientos de madre extranjera correspondió a mujeres de América, el 26,1% a mujeres africanas y el 22,3% a europeas.

Ligero repunte de la mortalidad

En cuanto a las defunciones, en 2002 se registraron 366.538 fallecimientos, 7.682 más que en 2001, y la tasa bruta de mortalidad (el número de defunciones por cada 1.000 habitantes) registró un ligero repunte al pasar de 8,91 a 8,92. El número de defunciones de extranjeros fue de 8.293 (el 2,3% del total).

Con los datos globales de nacimientos y defunciones se comprueba que el crecimiento vegetativo de la población el año pasado en España fue de 49.980 habitantes, mientras que en 2001 esa cifra fue de 45.003 personas. Según el INE, este crecimiento ha estado impulsado por la diferencia entre los nacimientos y las defunciones de extranjeros, que arrojó un saldo de 35.176 habitantes mas. Esta cifra supone el 70,4% del crecimiento vegetativo total registrado por la población en España durante 2002.