Concentración

La opa sobre Peoplesoft paraliza el mercado

Tras la oferta hostil de compra sobre Peoplesoft, el negocio del software de gestión está paralizado por las dudas de los clientes

En España, las empresas dedicadas al desarrollo e integración de software corporativo miran más que nunca hacia Estados Unidos. Oracle ha desencadenado una batalla en el sector y las consecuencias ya se dejan sentir en los mercados europeos, con una nueva congelación de inversiones por parte de los clientes. La compañía presidida por Larry Ellison quiere crecer y ha apostado por comprar uno de sus competidores, Peoplesoft -que a su vez está inmersa en la adquisición de JD Edwards-. No por esperado, el movimiento ha dejado de provocar convulsiones.

El proceso comienza el 2 de junio, cuando Peoplesoft (con foco en grandes entidades y un centenar de clientes en España) anuncia el acuerdo de compra de su rival JD Edwards (especializada en atender a empresas medianas, de las que unas 300 son españolas) a través de un intercambio de acciones valorado en 1.700 millones de dólares. Las dos trabajan en el campo de la informática aplicada a la gestión, pero con ofertas complementarias. Al menos así lo explica el director general de JD Edwards en España, Fernando Moreno: 'El movimiento fue visto de un modo positivo por el mercado y nos situaba en el segundo puesto, detrás de la alemana SAP'. La suma de sus clientes alcanza las 11.000 empresas en 150 países y la plantilla se acerca a los 13.000 empleados.

Esta acción provocó una reacción inmediata en la cúpula de Oracle. Apenas bastó el cruce de unos correos electrónicos entre el subdirector ejecutivo, Safra Catz, y el propio Ellison para comenzar a fraguar la gran ofensiva. El 6 de junio, Oracle presentaba una opa hostil sobre Peoplesoft por 5.100 millones de dólares. 'Es una acción atroz y desestabilizadora que viene de una empresa con un historial plagado de conductas atroces', respondió el presidente de Peoplesoft, Craig Conway. El pasado jueves, el consejo que encabeza rechazaba la opa por considerar la oferta demasiado baja.

Abierto este frente, faltaba por conocer la reacción de SAP, líder indiscutible del negocio. 'Como siempre, ha elegido el camino del oportunismo', se queja el directivo español de JD Edwards. La multinacional alemana ha anunciado que aprovechará el momento y tratará de captar a los clientes preocupados por el clima de inquietud. 'No se trata de oportunismo, sino de ofrecer soluciones sólidas y con garantías de supervivencia', ha declarado a este periódico el director general de SAP en España, José Duarte.

¿Cómo afectan al mercado español estos codazos entre los grandes? 'En 2002 las ventas alcanzaron 535 millones de euros, lo que supuso el 32% del negocio de software en España', apunta el gerente de CB Consulting, Carlos Borrás. Ahora, las empresas van a congelar sus inversiones hasta que se aclare la situación. En segundo lugar, SAP protagonizará una agresiva campaña entre los clientes de Peoplesoft y JD Edwards en las próximas semanas. Y, por último, los integradores y desarrolladores locales se verán beneficiados a medio plazo por la concentración de la oferta.

Una vez rechazada la opa de Oracle, permanece el intento de fusión entre Peoplesoft y JD Edwards. La primera goza de un centenar de clientes en España entre grandes corporaciones, mientras la nómina de la segunda asciende hasta las 300 empresas de un tamaño mediano. El responsable de CB Consulting, Carlos Borrás, sostiene que la operación es 'aparentemente lógica, ya que las sinergias entre ambas son bastante altas'.

Así, JD Edwards continúa centrada en los sectores de industria, gran consumo, construcción, servicios, distribución y logística. Y Peoplesoft enfoca sus soluciones informáticas hacia el mundo financiero, comunicaciones, salud, educación y a la Administración. 'En todo caso, tendrán un ligero solapamiento en su oferta de tecnología CRM', sentencia Borrás.

Los analistas no se equivocaron y las empresas del segmento de las grandes aplicaciones que aportan agilidad a la gestión (ERP y sus funcionalidades añadidas CRM y Business Intelligence, entre otras) no han aguantado el extenso periodo de hibernación económica. El tamaño estimado del mercado mundial de ERP en 2002 -cita el informe Aplicaciones corporativas del grupo Penteo- es de 50.000 millones de dólares, y sólo cinco fabricantes copan aproximadamente el 65% del mismo: SAP, Oracle, Peoplesoft, Baan y JD Edwards. 'La mayor parte de los ingresos de las compañías de software corporativo depende del mantenimiento de su base instalada. En tiempos de crisis no surgen clientes nuevos, así que tratan de aumentar su cuota comprando a sus propios competidores', dice Jaime García Cantero, analista de IDC.

Dudas entre los clientes

En España, el citado enfriamiento de la economía, primero, y la opa de Oracle sobre Peoplesoft, después, han ralentizado la actividad. El año 2003 estaba siendo de contención en lo que se refiere a inversiones y la incertidumbre causada por la oferta hostil de compra anunciada por Larry Ellison, lejos de animar, invita a la cautela. 'Todo comenzó el año pasado con la compra de Navision por Microsoft y se acentúa ahora. Esto implicará un parón en las inversiones, como mínimo hasta que pase el periodo estival', prevé Carlos Borrás.

Valga un simple ejemplo para ilustrar el momento de inestabilidad que atraviesa este segmento. A finales de esta semana, el máximo responsable de la filial española de un fabricante de software decía, durante el transcurso de una comida, estar vacunado contra sorpresas: 'Hay tal caldo de cultivo, que nosotros mismos nos preguntábamos cuándo nos absorberían', reconocía con cierta ironía. Y añadía que 'al final ha sido Oracle la que ha dado el paso, pero podía haber sido cualquiera el comprador y cualquiera la empresa deseada'.

Otros tienen que bregar con las dudas de los clientes.

'Muchos nos están llamando para preguntar por el futuro, han afrontado grandes inversiones y temen que vayan a la papelera entre fusión y fusión', admite Henry Grundman, director general de la división de tecnologías de la información de Dominion. Esta compañía de capital español emplea a 670 personas en la integración de soluciones empresariales y mantiene relación comercial con Iberia, Aegón o Hispamer. Su responsable, Grundman, dibuja un futuro próximo en el que pugnarán las soluciones de Oracle y de SAP, 'puede ser en el segundo semestre de 2004, pero hasta que esto suceda tendremos el mercado español prácticamente paralizado'.

La cuota del negocio español de aplicaciones en grandes corporaciones -de las que el 69% tiene instalado software ERP- se divide, según el informe de Penteo, del siguiente modo: un 62% está copado por las soluciones de SAP, JD Edwards alcanza un 8%, Movex goza de una cuota del 7%, Baan disfruta de un 5%, Ross mantiene el 4%, Oracle aparece en sexto lugar con el 3% y el resto de compañías se reparten un 11% del pastel.

Los analistas de grupo Penteo mantienen que el mercado ERP ya se había ralentizado en España entre 2001 y 2002, cediendo terreno a las aplicaciones de negocio electrónico. Y explican la sensación que han percibido entre los clientes sobre el producto implantado en sus empresas y la atención que reciben por parte de los proveedores.

Los usuarios de Baan destacan la velocidad y el buen precio de implementación, pero denuncian carencias de conectividad. Contra JD Edwards pesa un 'servicio del proveedor deficiente'; sin embargo, tiene una buena valoración en cuanto a satisfacción del usuario. La opinión sobre Oracle, dicen desde Penteo, es positiva por su capacidad de actualización y por el soporte del proveedor, pero está por debajo de la media en cuestiones de precio y tiempo de desarrollo. Por último, SAP 'obtiene valoraciones muy estables en todas las categorías', aunque la capacidad de actualización, el coste y la velocidad de desarrollo también reciben puntuaciones por debajo de la media.

Pero además del segmento de la gran cuenta, comienza a interesar el de la pyme. Máxime después de la entrada de Microsoft en escena y tras la decisión de SAP de adaptar su oferta, haciéndola más asequible, a cualquier tipo de entidad sea cual sea su número de empleados. 'La tarta en el segmento bajo está muy diseminada, con muchos contendientes en liza, entre los que encontramos empresas nacionales como CCS o RPS', recuerdan desde CB Consulting.

Otra española dedicada al software estándar de gestión, dirigido a pymes, es Datisa. Ajena a la polémica alimentada por Oracle, su mensaje habla de agilidad, economía y adaptabilidad a los ajustados presupuestos de la pyme. Para ellas recomiendan una estrategia previa a la implantación, herramientas escalables y la formación del personal que las vaya a utilizar. A la vuelta de la esquina, sin embargo, acechan a su negocio los grandes jugadores globales.

Jaime del Pozo: 'La posible concentración es positiva porque aclara la oferta'

'Para nosotros y nuestros competidores españoles es positivo que se concentren el número de proveedores y de soluciones porque la nueva situación aclararía la oferta al cliente', afirma el director del centro de competencia CRM de Indra, Jaime del Pozo. Su opinión sobre la oferta de Oracle pasa por 'el escaso éxito que han tenido sus soluciones CRM, por lo que necesita crecer a toda costa'.

Sobre el mercado español, Jaime del Pozo es optimista y señala como muy probable que en 2004 vuelvan las grandes inversiones en sistemas empresariales: 'Hay muchísimos planes y partidas que permanecen congeladas y deben emerger en cuanto comience a reactivarse la economía'.

Fernando Moreno: 'Los grandes perjudicados somos Oracle, Peoplesoft y JD Edwards'

Fernando Moreno, director general de JD Edwards en España, es de los que piensa que el movimiento de Oracle va a paralizar momentáneamente el sector. 'Los tres grandes perjudicados somos Oracle, Peoplesoft y nosotros. Cuando los dos últimos anunciamos nuestra fusión, el pasado 2 de junio, el 95% de los clientes la miraban con buenos ojos. Ahora, Oracle siembra dudas'.

Sobre la ofensiva de SAP, Moreno habla de oportunismo: 'Es su forma de actuar porque necesitan volúmenes cada vez más difíciles de conseguir y no dejan de presionar ni a sus empleados'. Observando el negocio local, Moreno aprecia el crecimiento de Microsoft y duda de la agilidad de SAP para acercarse a la pyme.

Jorge Edelmann: 'La opa no es defensiva y el futuro del sector depende de ella'

El presidente de Oracle Ibérica, Jorge Edelmann, opina que la 'confusión' reinante se debe a los mensajes poco reflexivos que han calado en la prensa. 'La oferta de Oracle no ha sido defensiva, somos el segundo jugador global en el mercado de las aplicaciones empresariales y pretendemos seguir siéndolo. En España no estamos notando ningún problema al respecto', argumenta.

Sobre la evolución del mercado apunta hacia la consolidación: 'Cinco o seis proveedores globales son demasiados. El futuro depende de la opa lanzada por nuestra compañía, pero esto tenía que suceder en cualquier caso y continuará en 2004'. Edelmann asume la presión de SAP e incluso entiende 'que hace, simplemente, lo que le interesa'.

José Duarte: 'Las dudas son oportunidades para quienes estamos en el mercado'

'Un anuncio como el de Oracle crea turbulencias en el mercado que implican oportunidades para quienes estamos en él', afirma el director general de SAP España, José Duarte. Por ello, esta compañía alemana se ha embarcado en una fuerte campaña de captación de clientes. 'En España será notoria en las próximas semanas', advierte.

Bajo su punto de vista, serán los clientes de Peoplesoft y de JD Edwards los más decididos a migrar a sistemas SAP: 'Entenderán las fusiones como un problema para ellos'. La filial española afrontará dos grandes retos al mismo tiempo: convencer a la pyme para que modernice su gestión y crecer en la gran cuenta merced al camino que abre la presente incertidumbre.