Bolsa de Nueva York

Las pérdidas se adueñan de Wall Street tras confirmarse la debilidad de la economía

Wall Street cerró con una leve subida, tras una jornada en la que los inversores evaluaron una serie de cifras económicas que mostraron que la recuperación de la actividad en Estados Unidos sigue un ritmo débil.

Así, el promedio Dow Jones cerró con alza de 0,15%, a 9.196,55 unidades, mientras que el índice compuesto Nasdaq ganó un 0,46%, a 1.653,6 puntos.

La toma de beneficios ha barrido con las leves alzas que anotaron durante algunos minutos las bolsas, alentadas por algunas buenas noticias de empresas y los datos de ventas al por menor mejores a las previstas. Las acciones de Oracle ganaban 0,15 dólares a 13,42 dólares, en espera de los resultados trimestrales de la empresa, que se darán a conocer esta tarde, una vez que cierren las bolsas. Por otro lado, el consejo de administración de PeopleSoft ha rechazado de forma unánime la oferta de compra lanzada por Oracle de 5.100 millones de dólares.

DOW JONES 27.094,79 -0,19%
NASDAQ 100 7.901,79 0,17%

Las ventas minoristas en Estados Unidos crecieron un 0,1% en mayo respecto al mes anterior, lo que situó la tasa interanual en el 4,5%, según datos difundidos hoy por el Departamento de Comercio. Estas cifras son sensiblemente mejores que las previstas por los analistas, que pronosticaron un estancamiento de ventas en mayo.Por otra parte, el número de peticiones semanales de subsidios de paro fue la semana pasada de 430.000, 5.000 solicitudes más de lo que adelantaban los pronósticos.

Una corriente compradora de última hora permitió ayer que las bolsas de Nueva York cerrar con ganancias sustantivas, pese a la debilidad del sector de semiconductores y los escasos cambios en el frente económico. Las subida de la bolsa se produjo tras conocerse el último informe de la Reserva Federal sobre las condiciones económicas en Estados Unidos, en el que constaba su debilidad. Por otro lado, ofreció pocas novedades, confirma un gasto nada espectacular de los consumidores y las escasa demanda de trabajadores en el mercado laboral de Estados Unidos.