Pleno

El PSOE pierde la presidencia de la Asamblea de Madrid por la ausencia de dos diputados

Crisis inesperada en el socialismo madrileño. El PSOE ha perdido hoy la Presidencia de la Asamblea de Madrid por la ausencia de dos de sus diputados, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, a la votación para elegir al presidente de la cámara regional. El plante ha dejado en bandeja la presidencia a la popular Concepción Dancausa, que ha obtenido el apoyo de los 56 escaños de su grupo, haciendo inútil la unión de votos de PSOE e IU (54).

El comienzo de la sesión, que se preveía como un paseo para el PSOE, se ha visto adulterada por la ausencia de Tamayo y Sáez. Los bancos socialistas se han llenado de caras de sorpresa en medio de un creciente desconcierto, que afectaba sobremanera a Rafael Simancas. A petición del PSOE, la votación se ha retrasado 15 minutos por el "percance" sufrido por dos de sus diputados, según ha dicho con rostro perplejo la parlamentaria del PSOE Helena Almazán, que no acababa de creerse la ausencia deliberada de Tamayo y Sáez.

Cuando se ha reanudado la sesión, entre las protestas del PP, los dos diputados del PSOE seguían sin aparecer. Con la primera votación, el candidato socialista Francisco Cabaco sólo obtenía 54 votos -en lugar de los 56 que estaba previsto que le dieran la presidencia- frente a los 55 de Dancausa, si bien ha tenido que repetirse el trámite, ya que el Reglamento obliga a que la elección en esta primera ronda sea por mayoría absoluta. En la segunda ronda, la sorpresa se ha consumado y Dancausa ha obtenido 55 votos a favor y Cabaco uno, mientras que las 53 papeletas restantes han sido en blanco.

Expulsados del PSOE

El secretario general del PSOE de Madrid, Rafael Simancas, ha comparecido esta tarde ante los medios para anunciar la expulsión inmediata del partido de Guillermo Tamayo y María Teresa Sáez. Tras mantener un largo encuentro con José Luis Rodríguez Zapatero, el candidato socialista a la Comunidad de Madrid ha asegurado que "no hay razones políticas" que justifiquen el comportamiento de Tamayo y Sáez, "una indignidad y una afrenta a la democracia".

Con un gesto extremadamente serio, Simancas ha pedido tiempo para aclarar la "naturaleza de lo sucedido, de lo que darán cuenta todos sus responsables, tarde o temprano", ha aseverado. Además, ha insistido en que los dos diputados nunca habían manifestado "malestar ni discrepancia alguna" en ningún órgano ni a ninguna persona de la Federación Socialista Madrileña. Por otro lado, ha pedido de nuevo disculpas a los ciudadanos por lo sucedido. Tampoco ha tirado la toalla en su propósito de presidir el próximo gobierno de la Comunidad de Madrid. "Seguiremos trabajando por un gobierno progresista para Madrid".

Un 'no' al pacto con IU

En una entrevista concedida a la cadena SER, Tamayo ha fundamentado su decisión en las divergencias que mantiene con la dirección de su partido por los pactos con Izquierda Unida. Asimismo, el parlamentario Tamayo no ha descartado volver a ausentarse en la votación para formar Gobierno si Simancas insiste en pactar con "la extrema izquierda".

Sin embargo, según ha podido saber ELPAIS.es, Tamayo mantuvo ayer una reunión con Simancas en la que le pidió entrar en el Gobierno regional a través de la cartera de Justicia. La negativa del líder socialista de Madrid habría provocado la actitud radical de Tamayo y su compañera de la corriente Renovadores por la base. Tamayo, en cambio, ha negado este extremo y ha descartado cualquier posibilidad de renunciar a su puesto de diputado.

Al mediodía, Eduardo Tamayo ha concedido otra entrevista a los servicios informativos de Antena 3 en la que ha insistido que su postura y la de su compañera es "un toque de atención a Rafel Simancas" por pactar con Izquierda Unida. Además, Tamayo ha apostado por un gobierno en minoría del PSOE en la Comunidad de Madrid.

Asimismo, ha señalado que no renunciará al escaño, como le ha reclamado el partido, y añadió que apoyará "un gobierno socialista en la Comunidad", pero "con IU, posiblemente no".

Tamayo respondió así al ser preguntado por la petición de Rodríguez Zapatero de que abandone el escaño, una vez que con su ausencia y la de su compañera Maite Saez ha propiciado la elección de Concepción Dancausa (PP) como presidenta de la Cámara, al dejar en minoría al PSOE e IU.

Problemas en las familias del PSOE

Los diputados socialistas ausentes, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez (números 13 y 46 de la lista del PSOE a la Comunidad), pertencen a la corriente socialista denominada Renovadores por la base. Según fuentes políticas citadas por Europa Press, estos dos diputados habían pedido una mayor representación en los cargos de la futura Asamblea de Madrid, lo que ha provocado tensiones y enfrentamientos en la reunión del grupo socialista una hora antes de que se celebrara la votación constituyente. Ambos, según estas fuentes, han advertido de que tomarían alguna postura significativa que plasmara en hechos concretos su disconformidad.

Malabarismos de última hora

Tras esta situación de perplejidad, se ha procedido a votar las vicepresidencias de la Asamblea de Madrid. El organismo queda definitivamente así: Presidencia de la Asamblea de Madrid: Concepción Dancausa (PP). Vicepresidente primero: Francisco Cabaco (PSOE); Vicepresidente Segundo: Alberto López Viejo (PP); Vicepresidente tercero: Fernando Marín (IU).

El Partido Popular ha pactado con el PSOE y ha emitido 11 votos en blanco que han permitido que Cabaco pudiera ocupar el puesto de vicepresidente primero después de haber perdido la Presidencia en "singulares circunstancias", según ha declarado Esperanza Aguirre.