_
_
_
_
'Telecos'

Telefónica ha asumido compromisos de pago con terceros por 1.300 millones

Los compromisos de Telefónica se extienden desde Italia a Brasil y cubren casi todo el abanico de negocios, desde Internet a la televisión de pago, pasando por la telefonía móvil o los datos. Y es que las relaciones de la operadora con sus socios están, en muchos casos, regidas por estrictos contratos, en los que cualquier movimiento presente o futuro está previsto y tiene un coste.

El informe de auditoría de Telefónica detalla algunas de estas operaciones y concreta 10 en las que es ella la obligada a pagar. En total son 1.300 millones de euros los que están en juego, después de que los analistas de Goldman Sachs hayan puesto cifra a cada uno de los compromisos.

La obligación de mayor envergadura a la que se puede enfrentar Telefónica ni siquiera está incluida en la suma, puesto que la firma de análisis lo considera más una inversión que un desembolso, por las buenas perspectivas del negocio. Se trata de Brasilcel, la compañía conjunta creada por Telefónica y Portugal Telecom con la fusión de sus actividades de telefonía celular en Brasil. Cada una de las aliadas tiene el 50% del capital, pero la portuguesa cuenta con una opción de venta con la que puede obligar a Telefónica a comprar su capital. Para ello, sólo necesita mantener durante un periodo de seis meses una participación inferior al 40%.

Puesto que la compañía española ha valorado su cuota de poder en Brasilcel en 1.900 millones, Goldman Sachs calcula que el impacto mínimo de esta transacción ascendería a 2.000 millones.

El resto de los compromisos no supone exactamente un negocio, según Goldman Sachs, sino tan sólo obligaciones a las que hacer frente. Las aportaciones para llegar al total de 1.300 millones comienzan en Italia, donde Telefónica tiene prestadas garantías por importe de 636 millones para asegurar los compromisos de financiación de pagos pendientes de efectuar de la licencia de UMTS que se adjudicó en ese país a través de IPSE.

Terra y el contrato con el que Telefónica ha reemplazado a Bertelsmann como garante de ingresos es otra fuente de 'destrucción de valor'. En este caso, el importe estimado por el banco de negocios es de unos 216 millones.

Los siguientes compromisos por volumen corresponden a la televisión digital. Aunque probablemente los ha ejercido ya, Telefónica cita 143 millones en opciones de venta de socios de Vía Digital que ella tiene que asumir. Al mismo tiempo, la operadora es la aseguradora por 175 millones de una emisión de deuda subordinada que realizará la nueva sociedad que surja de la integración de Vía Digital en Sogecable.

También relacionado con el negocio de medios están los 75 millones garantizados en un préstamo sindicado a Audiovisual Sport o los 65 millones de ingresos mínimos prometidos a Euroleague.

Los restantes compromisos se han firmado fuera de España. En México, el socio de Telefónica Móviles, el magnate Alejandro Burillo, tiene la posibilidad de deshacerse de su participación en la compañía, lo que implicaría un pago inferior a 100 millones. En Argentina, mientras tanto, la operadora puede dejarse otros 20 millones en el negocio del móvil, que se convierten en 65 millones en el caso de las garantías concedidas a la italiana Atlanet.

En el otro lado de la balanza, y aunque descompensado, Telefónica cuenta con dos compromisos que pueden implicar ingresos. La suma no llega a 200 millones, la mayor parte copada por la posibilidad que tiene Terra de abandonar el banco por Internet que posee con el BBVA.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_