Novedades

Xanadú, la nueva forma de esquiar

Arroyomolinos cuenta con un nuevo atractivo para vecinos y visitantes: la pista de esquí cubierta, abierta todo el año con nieve recién caída

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma', dice el proverbio. Algo así ha ocurrido: la montaña se ha movido hasta Arroyomolinos (Madrid) y allí nevará durante todo el año. Es la forma más novedosa de esquiar: en el interior de un recinto a dos grados bajo cero, sobre nieve recién salida de cañones y los 365 días del año. Se trata del nuevo Parque de Nieve Madrid Xanadú que ayer abrió sus puertas en un acto animado por el presentador Carlos Lozano y la modelo Esther Cañadas.

En el kilómetro 23 de la N-V, la carretera de Extremadura, más allá de los centros comerciales de San José de Valderas, Tres Aguas, el Parque Oeste de Alcorcón y Opción Multiocio, surge el recinto de la nueva pista de nieve que corona el nuevo y moderno complejo de ocio. Arroyomolinos, la localidad elegida por Mills Corporation, la multinacional estadounidense que ha impulsado el centro Madrid Xanadú con la primera pista de nieve cubierta de Europa, está situada en la zona suroeste de la Comunidad de Madrid, un área con gran potencial de crecimiento de población. Se prevé que la localidad, ahora de 4.000 habitantes, alcance los 40.000 en cinco años.

La nueva pista de nieve, construida en 18.000 metros cuadrados, está pensada para todos los públicos. La empresa gestora espera que sólo en el primer año un millón de visitantes acudan al recinto en que se puede disfrutar del esquí, ya no tanto un deporte de invierno. El centro quiere atraer no sólo a aquellos que ya esquían, sino también a principiantes o a los que quieren perfeccionar su estilo. Con todo, el aforo estará limitado a 300 personas por cuestiones de seguridad y comodidad. Los requisitos son mínimos. Ni siquiera hace falta disponer de un equipo de esquí, porque la nueva estación dispone de un servicio de alquiler del material necesario por un precio de ocho euros.

El desnivel medio de la pista es del 20% y esta nueva forma de disfrutar de la nieve trata incluso de ir más allá de las posibilidades que ofrece la naturaleza. La temperatura y la humedad estarán permanentemente controladas. La nieve se fabricará a diario mediante 14 cañones especialmente diseñados y contiene agua sin ningún tipo de añadido químico. Los esquiadores podrán disfrutar de un día casi de montaña, pero evitando el viento, que es lo que determina la sensación de frío al aire libre.

Los organizadores han cuidado especialmente la decoración y la iluminación para proporcionar un ambiente alpino. Más de 100 árboles y rocas se han colocado en los laterales de la pista y cerca de 500 puntos de luz se utilizarán para producir todo tipo de efectos visuales, durante el día o durante la noche. Los remontes facilitan, como en cualquier estación al aire libre, el acceso a la cota más alta de la pista.

Variedad alpina

El Parque de Nieve ofrece, sobre todo, variedad. Gracias a la estructura de su construcción, la pista irá cambiando según los días y ampliará o reducirá los espacios para principiantes, las bañeras, las halfpipes para los snowboarders y las rampas de tubbing para deslizarse sobre unos enormes hinchables circulares.

'No somos la competencia de las pistas de esquí en el exterior, somos su complemento', asegura Bernardo de Miguel, el director general de Parque de Nieve. La pista permanecerá abierta todos los días del año, desde las 10 de la mañana hasta las 23 horas en los días laborables y desde las 9 horas a las 2 de la madrugada los fines de semana. En cuanto a los precios, existirán bonos por temporada y tarifas que varían según edades y horarios entre los 8 y los 12 euros por hora y cuarto de esquí.

Y como en cualquier estación de esquí que se precie, no se puede desperdiciar el momento del descanso. En el piso superior, y con vistas a la pista, se ha ubicado La Avalancha, un restaurante selecto aunque de ambiente montañero, y en el piso inferior se encuentra Boot Bar, una zona para reponer fuerzas sin necesidad de quitarse las botas. Todo está pensado para esta nueva forma de disfrutar de la nieve al sur de Madrid.

El mayor centro comercial de Europa, lleno de ocio

El nuevo centro comercial de Arroyomolinos, de 134.000 metros cuadrados, se presenta como el mayor de Europa y trata de combinar el comercio con la diversión. Junto a la pista de nieve, el centro comercial cuenta con más de 220 locales que incluyen 20 grandes establecimientos y cerca de 30 restaurantes. Además de las grandes firmas comerciales, entre ellas El Corte Inglés, H&M, Mango, Nike, C&A o Purificación García, la oferta de Madrid Xanadú se centra en el ocio para variados gustos.

Los cerca de 25 millones de visitantes que se esperan en el primer año podrán acudir a las 15 nuevas salas de cine o experimentar la velocidad en Formula 0, el primer circuito de karts inaugurado en un centro comercial. El área para los niños se denomina Chiqui Park e incluye zonas de juegos y educativas. Neverland es el nuevo concepto de parque temático interior, con aires argentinos dedicado a niños y no tan niños. También para los más jóvenes se reserva Tazz, un nuevo concepto de bolera con billar y discoteca, o Bulebar, un complejo donde se encontrarán restaurantes y bares.

El centro cuenta además con unas 8.000 plazas de aparcamiento gratuito a disposición de los que se desplacen en coche.