Beneficios

Móviles gana un 25% más pese a registrar la primera caída de ventas de su historia

Esta vez no pudo ser. Telefónica Móviles ha mostrado una tradicional tendencia a salir inmune de la más dura crisis de las divisas o a seguir creciendo en mercados más allá de la saturación. Hasta el primer trimestre de 2003. A diferencia de lo ocurrido en otros periodos, España no ha podido acudir al rescate de Latinoamérica, sino que más bien se ha unido a ella, y el resultado es la primera caída de ingresos de la historia de la filial de Telefónica.

Lo que sí ha hecho la empresa celular es reeditar, una vez, su capacidad de gestionar los márgenes y los costes, de manera que un descenso en ingresos se convierta en un aumento del beneficio del 25,3% y la compañía, en una de las más rentables del sector.

'Telefónica Móviles es una gran empresa', explica Miguel Jiménez, analista del sector de Renta 4. 'La eficiencia y el aumento de márgenes que ha conseguido son muy meritorios porque ya venían de cotas altas. El problema es que el sector ha demostrado que tiene problemas para crecer, sobre todo por la alta madurez de los mercados'.

Los analistas coinciden mayoritariamente en considerar buenos los resultados, sobre todo por el entorno en el que se han generado y por la confianza de Telefónica Móviles en que lo sucedido en el primer trimestre no se repetirá en el futuro.

Y lo primero de esta lista de factores adversos son las divisas latinoamericanas. La depreciación de estas monedas frente al euro ha convertido una subida del 25% de los ingresos procedentes de esta zona medidos a tipos de cambio constantes en una caída del 22,3%. En Brasil, ni siquiera la suma del 50% del negocio que pertenecía a Portugal Telecom, después de la fusión de sus actividades y el lanzamiento de la marca conjunta Vivo, ha permitido compensar la caída de una moneda que vale casi la mitad que hace un año.

En México, en cambio, la adición de Pegaso ha tenido un claro reflejo positivo en los ingresos, pero ha convertido el Ebitda en negativo.

Las previsiones de Telefónica Móviles en este campo, sin embargo, son positivas y la compañía augura una recuperación del tipo de cambio en los próximos trimestres.

Parón nacional

Todo el impacto negativo de Latinoamérica se hubiera quedado en nada si, como es acostumbrado, el negocio español, responsable del 75% de los ingresos, hubiera mostrado su capacidad de seguir creciendo en un mercado donde más del 80% de los ciudadanos ya tiene móvil. Pero no ha sido así. Los ingresos de Telefónica Móviles España han subido un tímido 1,9% y ha captado tan sólo 282.000 clientes en el trimestre -suma 18,69 millones de usuarios-, 110.000 menos que Amena.

La compañía achaca el estancamiento de la facturación a los menores ingresos por venta de terminales, que el año pasado se concentraron en enero, mientras que las equivalentes de este ejercicio se realizaron en el cuarto trimestre de 2002. Como contrapartida, Móviles destaca el crecimiento del 6% en los ingresos de servicio y del 12,1% en los conseguidos por facturación al cliente para fundamentar el éxito de su estrategia.

Esta misma política de buscar al máximo la rentabilidad de los clientes y favorecer el aumento del consumo en detrimento de la captación de nuevos abonados es la que explica, según la empresa, el bajo número de altas en el periodo. Con una penetración en España superior al 80%, los clientes que quedan por captar son residuales y su nivel de gasto no compensa el coste que generan.

Lo extraordinario de la evolución del negocio en España en el primer trimestre queda patente, según los expertos y la propia compañía, en que la previsión de aumentar un 10% los ingresos de Telefónica Móviles España este año ha sido confirmada.

A partir de la línea de facturación comienza la compañía presidida por Antonio Viana-Baptista a demostrar su capacidad de gestión. Una vez que los negocios de UMTS en Europa se han paralizado, el ajuste en costes ha llegado casi al 17% y permite cambiar el signo negativo de las ventas por uno positivo delante del Ebitda, que sube el 8,4%.

Más rentable

Este esfuerzo es el principal valedor del aumento de rentabilidad de la compañía, que se incrementa seis puntos porcentuales, medida en margen de Ebitda, hasta el 46,6%. Más impresionante es la cifra de Telefónica Móviles España, donde el margen entre ingresos y gastos se eleva hasta el 55,13% y la convierte en una de las compañías celulares más rentables del mundo.

Las menores pérdidas procedentes de la marroquí Médi Telecom y de la italiana Ipse mejoran el tono de los resultados de empresas asociadas y la existencia de beneficios extraordinarios eleva casi 10 millones la cuenta de resultados. A la vez, la depreciación de las divisas latinoamericanas muestra su mejor cara: si el impacto es grande en ingresos, también lo es, aunque para bien, cuando se trata de convertir pérdidas a euros, como sucede en varias filiales brasileñas.

Todo ello da como resultado un beneficio neto que asciende a 359,1 millones y crece a tasas del 25,3%, pese a la adversidad de la situación en Latinoamérica y la madurez del mercado español. Más aún sube el flujo de caja libre: un 34,5%, hasta 621,4 millones.