Resolución

La CNE coincide con Iberdrola sobre el peligro de la opa para el suministro

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha difundido un texto donde afirma que rechazó la OPA lanzada por Gas Natural sobre Iberdrola porque esta operación ponía "en peligro" la calidad del suministro eléctrico.

La CNE ha alertado de que, de haber prosperado la operación, "podría poner en peligro la favorable evolución de la calidad del servicio ofrecida por Iberdrola a los usuarios eléctricos¢ y ha advertido de que "existe un riesgo significativo" en el desarrollo futuro de las actividades reguladas por la posible transferencia de rentas desde los negocios regulados a los liberalizados.

Asimismo, el regulador ha apuntado que "pudiera suceder que las decisiones de expansión estuvieran guiadas prioritariamente por el propio interés económico y no por los objetivos de desarrollo de las infraestructuras".

Capítulo financiero

Tal como publica hoy Cinco Días, la CNE destaca en su informe sobre la opa de Gas Natural a Iberdrola que ¢el grupo resultante no podría asegurar la solvencia financiera¢. El organismo regulador ha señalado que el valor de los activos enajenados "no tiene necesariamente que coincidir con el que prevé Gas Natural, sino que dependerá del procedimiento y de los distintos lotes", por lo que la CNE "no debe basar su decisión exclusivamente en los estudios aportados" por la compañía gasista.

La resolución explica también por qué no se ha optado por autorizar la operación con condiciones, alegando que de este modo se plantearía el problema de ¢su eficacia real, sobre todo en caso de incumplimiento de las mismas una vez que se haya consumado la OPA, pues en ese momento la operación resulta prácticamente irreversible¢.

Garrigues se muda a la sede de Iberdrola en Madrid

Garrigues Abogados y Asesores Tributarios ha llegado a un acuerdo de arrendamiento para instalar su sede social y las dependencias de todos sus departamentos y servicios de la firma en Madrid a un complejo de edificios situado en la calle Hermosilla de Madrid. Actualmente, éste sirve de sede a Iberdrola, con una superficie total de 15.000 metros cuadrados y 170 plazas de garaje. El plazo de adaptación de las oficinas a las necesidades de Garrigues se prolongará dos años, una vez que la eléctrica le ceda el sitio.