Las empresas españolas suspenden en tecnología de la información en 2002

Las empresas españolas volvieron a suspender el pasado año en el grado de implantación de tecnologías de la información (TI) al registrar un índice de 4,6 puntos, dos décimas superior al del año pasado, según un estudio realizado por la consultora DMR y la patronal de tecnologías de la información Sedisi. Este índice mide tanto la situación de las empresas como sus previsiones de evolución. Respecto a los índices parciales, el del uso de las TI refleja el valor más alto con 6,2 puntos, mientras que el del comercio electrónico tiene el más bajo, con el 1,7 puntos.

El informe señala que el 85,6% de las empresas españolas disponen de ordenador personal, lo que supone 0,5 puntos más respecto a 2001, y se sitúa en los últimos lugares de Europa, que tiene una media del 92%. Para este año, el estudio prevé superar el 90% de las empresas con PC.

Por comunidades autónomas, la mayoría supera la media mientras que Galicia, con un 79%, y Castilla-La Mancha, con un 78%, son las menos informatizadas. Por sectores, los financieros y seguros registran un 100% de empresas con PC, mientras que comercio y hostelería son los que tienen menores índices, con un 78%.

El 47,7% de los trabajadores de empresas que cuentan con ordenadores tienen acceso a los mismos, lo que supone un incremento de 2,5 puntos respecto al año anterior, y en el 35% de las compañías tienen acceso al PC la totalidad de los trabajadores.

El informe también refleja que el 72,9% de las empresas españolas tiene conexión a Internet frente al 69,9% de hace un año, lo que supone que unas 571.000 compañías están conectadas a la Red, frente al 91% de la media europea, con la que acorta dos puntos respecto a 2001. En cuanto a la previsión de acceder, se reduce al 8%, casi dos puntos menos que hace un año.

La razón más esgrimida por las empresas para no tener ordenador e Internet es que no ven los efectos beneficiosos para el negocio.

Pero el punto más negro está en el comercio electrónico. Sólo el 19,8% de las empresas lo utilizaron para realizar sus compras en 2002, un incremento ridículo de menos de un punto respecto al año anterior. Y la evolución de crecimiento prevista para los próximos dos o tres años ha caído siete puntos, quedándose en un 16% las empresas dispuestas a implantarlo.