El PP de Valencia propone adoptar el software libre en la Administración

El Partido Popular se ha sumado a la moda del software libre. Tras la apuesta ambiciosa de la Junta de Extremadura de implantar su sistema operativo Linex en la Administración y las escuelas, un ejemplo que trata de seguir también la Junta de Andalucía, la Comunidad Valenciana se dispone a iniciar a partir de junio un programa de fomento de Linux, impulsando la creación de software en valenciano.

Así lo expuso hace unos días el candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, arropado por el responsable del programa electoral sobre tecnologías del PP en Valencia, Esteban González Pons, y el secretario general de nuevas tecnologías del partido, Juan Manuel Moreno.

González Pons explica que su apuesta por el software libre se basa en dos principios. Primero, 'la Administración no debe pagar por aquello que puede obtener gratis', y segundo, 'el código fuente del software debe estar en manos de la Administración y no de multinacionales'. Es más, añade, 'la Administración valenciana debe utilizar software desarrollado en la Comunidad Valenciana siempre que se pueda'.

El programa del PP en Valencia apuesta, no obstante, 'por una evolución y no una revolución en cuanto a la implantación de software libre', aclara González Pons, quien asegura que ésa es su diferencia con la Junta de Extremadura. 'No vamos a sustituir el software comercial de la noche a la mañana. Lo cambiaremos cuando estemos preparados'.

González Pons confiesa que no entiende por qué el software de la Administración se le entrega a empresas transnacionales. 'Queremos una gran industria del diseño y edición de software valenciano', subraya.

En este sentido, el responsable del programa electoral sobre tecnologías del PP en Valencia afirma que tienen programas para incentivar que las empresas locales desarrollen software y quieren traducir las aplicaciones más utilizadas al valenciano. González Pons no descarta cerrar algún acuerdo con algún desarrollador de juegos de ordenador para 'poder utilizar su motor gráfico, pero adaptar sus juegos a la cultura y la historia valenciana. Los juegos informáticos son parte de la literatura del futuro y no podemos renunciar a ello'.

Mientras que el PP de Valencia anunciaba estos días su apuesta por el software libre, el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, aseguraba en Zaragoza que 'la Administración central no está todavía en condiciones de hacer una apuesta tan clara por el software libre. Se trata de un tema muy controvertido, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta los diferentes intereses empresariales y los retornos de la inversión'.

Hispalinux, una asociación española defensora del software libre, ha contestado a Piqué a través de una carta abierta en la que aseguran que 'las declaraciones del señor Piqué no son muy acordes con lo que se dice en los artículos 40 y 51 de la Carta Magna'. Y añaden que se sienten preocupados 'por la confusión que nuestro ministro tiene entre los objetivos empresariales y los de la Administración pública'.