Para invertir

Aumenta la oferta de cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas siguen constituyendo uno de los principales reclamos de las entidades financieras. Un ejemplo de ello es el lanzamiento, esta semana, de la Cuenta Euribor de Citibank, cuya rentabilidad está ligada al principal índice de las hipotecas a un mes y condicionada a un capital mínimo sin remunerar de 12.000 euros.

Pese a que los bajos tipos de interés apenas dejan margen para ofrecer atractivas remuneraciones, las entidades siguen apostando por los productos de pasivo. Bien es cierto que el bajo precio del dinero (en el 2,5%) ha obligado a muchas de ellas a rebajar la rentabilidad de sus depósitos, pero no es menos cierto que los malos resultados de la Bolsa y los fondos de inversión siguen inclinando las preferencias de los inversores hacia estos productos, donde la rentabilidad está asegurada.

Citibank ha sido la última que ha recuperado el interés por los depósitos de alta rentabilidad con el lanzamiento, esta semana, de la Cuenta Citibank Euribor. Un depósito que además de rentabilidad ofrece una serie de servicios añadidos.

La rentabilidad de la cuenta será el euribor a un mes, aunque la entidad ha fijado la media de los días 5 y 20 de cada mes para calcular el interés que cobrará el cliente. Esto supondrá que la remuneración se ajuste automáticamente a los movimientos de los tipos de interés, por lo que una bajada del euribor se traducirá inmediatamente en una menor rentabilidad. Como resultado de este cálculo, el interés que se aplicará este mes será del 2,62%.

Pero, a diferencia de otros depósitos, que se remuneran a partir del primer céntimo de euro, esta cuenta exige un saldo medio mínimo de 12.000 euros. A cambio de esta franquicia, el cliente podrá realizar todo tipo de operaciones de forma gratuita, como domiciliaciones, transferencias, pagos y talonario de cheques además de beneficiarse de servicios gratuitos como tarjeta de débito Citicard Gold, servicio de asistencia en viaje y protección contra el fraude, entre otras. Si el cliente no dispone del saldo mínimo exigido, además de no obtener remuneración alguna, deberá abonar una cuota de seis euros mensuales para utilizar estos servicios.

Como sucede en el resto de cuentas remuneradas, el depósito ofrece total disponibilidad.

Este lanzamiento contrasta con la rebaja en las remuneraciones que han llevado a cabo las entidades en los últimos meses, presionadas por los bajos tipos de interés. Tras la bajada de la rentabilidad, actualmente pocas son las que ofrecen un interés por encima de la inflación (3,7%). Patagon e ING, las dos últimas en claudicar al precio del dinero y que tradicionalmente han ofrecido los depósitos más rentables, ofrecen un 3,10%. Uno-e, por su parte, aplica el 4% tras rebajar el interés de su cuenta ahorro.