Wall Street limita la caída del Ibex al 0,51% tras llegar a bajar el 2,3%

La Bolsa española estrenó mayo en negativo, aunque el balance pudo ser peor. El Ibex se dejó un 0,51% después de llegar a perder un 2,3% en el peor momento del día. La apertura alcista de Wall Street, a pesar de unos datos económicos contradictorios, suavizó el descenso del índice. El mercado estuvo pendiente de BBVA, tras la presentación de resultados, e Iberia, por posibles cambios en la directiva.

Con la caída de ayer, el Ibex acumuló en la semana una pérdida del 0,55%, la segunda consecutiva. El índice se aleja así del máximo anual, que estuvo a punto de superar en cinco ocasiones en los últimos quince días. Ahora se sitúa un 2,3% por debajo de aquel nivel, que se ha convertido en una importante resistencia para el indicador de la Bolsa española.

BBVA fue responsable en gran medida del descenso del Ibex. La oleada de recomendaciones negativas sobre el banco, una vez se conocieron los resultados del trimestre, provocó una caída del 1,33% en el valor. JP Morgan recortó la calificación de la entidad desde neutral hasta infraponderar, debido a la debilidad de los ingresos del negocio minorista en España y por las provisiones mayores a las esperadas en Bancomer. UBS Warburg mantuvo la calificación de neutral, pero redujo el precio objetivo de la acción desde 8,4 hasta 8 euros, un 10,11% por debajo del último cierre.

Iberia acaparó también la atención de los inversores. Todo parece indicar que el presidente de la aerolínea, Xabier de Irala, se perfila como el próximo presidente de la Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), con lo que dejaría su cargo en la compañía en la próxima junta de accionistas, que se celebrará el 12 de junio. La acción retrocedió un 1,91%.

Otros valores de peso retrocedieron. Telefónica se dejó un 1,92%, en el día en que comenzaron a negociarse los títulos procedentes de la ampliación de capital liberada, por la que los accionistas recibieron títulos de forma gratuita. SCH, por su parte, retrocedió el 0,43%

La cifra de actividad fue muy reducida, en una jornada festiva en Madrid y con el resto de comunidades funcionando a medio gas después del Día del Trabajador. Se movieron 1.609 millones, en el mercado continuo.

El resto de Bolsas europeas cerraron al alza. Las fuertes caídas de la mañana se superaron gracias a la apertura alcista de Wall Street, que subía más del 1% en el momento de coincidencia operativa, a pesar del mal dato del paro publicado. La tasa de desempleo en Estados Unidos subió en abril hasta el 6%, por encima de lo previsto. Sin embargo, los pedidos de fábrica aumentaron, contra todo pronóstico, un 2,2%.

Los expertos alertan que los mercados han comenzado a das síntomas de agotamiento. Los datos económicos contradictorios y algunos resultados empresariales peores de lo esperado han cuestionado la sostenibilidad de las ganancias acumuladas en el último mes y han frenado los índices en puertas de importantes referencias.

En la zona euro, las cifras tampoco dieron pie al optimismo. El índice Reuters de actividad empresarial sufrió una fuerte caída en abril y las ventas minoristas en Alemania bajaron un 3%, más de lo previsto. Por si fuera poco, la distribuidora holandesa Unilever, una de las más importantes de Europa, anunció cuentas peores de lo esperado.