Shell registra ganancias récord por la subida del precio del petróleo

La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell, segunda del mundo, se unió a sus rivales al reportar ganancias récord durante el primer trimestre de 2003. La subida del precio del petróleo de un 48% respecto al año anterior y la media de 30 dólares por barril durante el conflicto con Irak, la huelga general en Venezuela y la interrupción de la producción de crudo en Nigeria por los conflictos sociales llevaron a la petrolera a obtener cifras históricas de beneficios que alcanzaron los 3.914 millones de dólares (3.483 millones de euros).

Las ganancias netas de la compañía, ajustadas para reflejar el coste actual de los suministros y otras partidas extraordinarias, suponen un 96% de incremento respecto a los datos de referencia de 2002, superando las expectativas de los analistas. De esta cifra se excluyó el impacto de la ganancia de 1.513 millones de euros por la venta del 14,5% de la distribuidora de gas alemana Ruhrgas a la empresa alemana de servicios públicos EON.

La primera y tercera petroleras del mundo, la estadounidense Exxon Mobil y la británica BP, anunciaron también esta semana ganancias sin precedentes en el primer trimestre de este ejercicio.

Los beneficios de Exxon crecieron en más del triple, hasta los 6.308 millones de euros mientras que los de BP aumentaron un 136%, hasta la cifra récord de 3.396 millones de euros.

La evolución a la baja del precio del crudo desde que terminó el primer trimestre a menos de 25 dólares el barril hace prever que los resultados del próximo trimestre serán más ajustados.

Los elevados precios del gas natural en Estados Unidos favorecieron la evolución de la división de gas y energía, que alcanzó los 418 millones de beneficios, frente a los 192 millones del primer trimestre de 2002.

Química, en pérdidas

La división química de la compañía ha restado a los resultados totales una pérdida de 13,35 millones de euros respecto a los beneficios de 66,75 millones obtenidos en el mismo periodo del año anterior, debido, principalmente, a los costes de reestructuración por los que pasa.

Los ejecutivos de Shell confirmaron ayer que la compañía no tiene intención de reanudar la recompra de acciones de la compañía. 'Es poco probable que suceda en el primer semestre'. Shell mantiene sus previsiones de producir 4,1 millones de barriles diarios durante este año, una cifra algo superior a los cuatro millones de barriles al día producidos en 2002.