El agresor de Fidalgo pide perdón antes de ser detenido por la policía

Fernando García Pérez es el nombre del trabajador de Sintel que ayer golpeó en la cabeza al secretario general de CC OO, José María Fidalgo. El agresor compareció ante los medios de comunicación a petición propia para pedir perdón públicamente por la agresión, tanto al propio Fidalgo como a los trabajadores de Sintel, y anunció que acudiría al juzgado a declarar sobre estos hechos.

Sin embargo, una vez concluida la rueda de prensa, el agresor fue detenido por dos agentes de paisano de la Brigada Provincial de Información de la Policía. Tras serle tomada declaración fue puesto a disposición judicial.

Fernando García Pérez, que estuvo acompañado por el presidente de la Asociación para la Colaboración con los Trabajadores de Sintel, Adolfo Jiménez, y el secretario de esta asociación, Alfonso Porras, lamentó profundamente lo ocurrido y aseguró que no tenía intención de causar ningún daño a Fidalgo.

'Nadie me ha ofrecido un trabajo, mi situación es desesperada, me encuentro en un callejón sin salida y sólo quiero decir que lo siento', manifestó.

'Quiero pedir perdón a Fidalgo y a los trabajadores en general por lo que significa el Primero de Mayo y, sobre todo, a los trabajadores de Sintel por el perjuicio que les pueda causar mi comportamiento de ayer, ya que la norma de comportamiento de Sintel siempre ha sido pacífica, la no violencia', afirmó.

El trabajador de Sintel, visiblemente emocionado y con la voz entrecortada, señaló que sentía 'mucho' lo ocurrido y se preguntó por qué 'había perdido los nervios'. Acto seguido, indicó que 'quizás' cometió esta agresión porque se le ha acabado la prestación por desempleo y tiene que mantener a su mujer y sus dos hijos.

El secretario general de CC OO, antes de conocer la entrega de su agresor, responsabilizó del acto 'a la calaña moral de los agresores y, sobre todo, de sus inductores intelectuales'. CC OO estudiará el lunes si retira la demanda presentada.