Una galería de arte para el mármol

La almeriense Tino idea un nuevo concepto de venta de la piedra que combina la exposición artística con nuevas tecnologías

Adiós a las marmolerías y a los tradicionales almacenes para la construcción. El mármol se vende ahora en galerías de arte, donde confluyen el diseño y las nuevas tecnologías. Es el nuevo concepto de comercialización implantado por Tino Stone Group, una de las principales empresas de mármol de Macael (Almería).

Hace unas semanas abrió la primera de sus tiendas Tino Evolution en Múnich. 'Nosotros preferimos llamarles galerías de exposición', precisa Antonio Valdés Cosentino, propietario y fundador de la compañía. 'Se trata de un local con aire minimalista en que se muestran, siguiendo el concepto de galería de arte, las diversas texturas del mármol desde su estado natural hasta los acabados', explica el empresario.

El establecimiento incorpora nuevas tecnologías en el servicio al cliente. 'Se le atiende sobre una gran mesa de dibujo, como si estuviera en un estudio de arquitectura, y sus ideas quedan plasmadas en pantallas digitales que, por medio de un programa informático, ofrecen una imagen tridimensional de cómo quedaría el mármol en el espacio que ha diseñado', detalla Valdés.

El empresario asegura que no existe una filosofía de venta similar en el sector del mármol. Con ella pretende incorporar su línea de mármoles Evolution, desarrollada tras varios años de investigación, en los canales de alta decoración y diseño, siguiendo la estrategia de diversificación de la industria azulejera y cerámica, aunque con un carácter aún más vanguardista.

Las tiendas están dirigidas a profesionales de la arquitectura, decoradores y a un segmento de cliente final con alto poder adquisitivo. Tras la de Múnich, Tino abrirá un local en Marbella en junio, y antes de final de año prevé instalar otros en Madrid y Palma de Mallorca. 'La expansión continuará en 2004 con Nueva York, Barcelona y Bilbao, para seguir en 2005 con Milán y Viena, entre otras ciudades', indica el fundador de Tino.

Por el momento, todas las tiendas serán propiedad de la empresa, si bien contarán con un socio local, aunque la compañía prevé extender su red mediante franquicias a partir de 2005. La inversión por establecimiento ronda los 200.000 euros, 'sin tener en cuenta el local, ya que sólo en la tienda de Nueva York hablamos de un inversión superior a 1,5 millones de euros', matiza Valdés.

Tino estima una facturación media de dos millones por tienda, que hará aumentar el peso de su línea Evolution, que cubre todas las fases del mármol desde su extracción hasta su tratamiento y comercialización.

Tino Stone Group facturó el año pasado 33 millones de euros, de los que algo más del 50% provinieron de su filial Tino Evolution, una cuota superior al 35% que aportó en 2001.

Innovación y apuesta por las ventas exteriores

Antonio Valdés Cosentino, fundador de Tino Stone Group, comenzó hace más de 20 años a explotar y vender el famoso mármol blanco de Macael. Después se lanzó a la búsqueda de nuevas variedades de esta piedra en canteras de otras zonas de España y a ofertar proyectos a medida para hoteles y edificios institucionales, frente a la tradicional venta de losetas a las constructoras.

Hace varios años empezó a innovar en el tratamiento del mármol hasta crear su línea Evolution, formada por diversas variedades de acabados envejecidos: satinado, rugoso, mate..., una gama que se ha convertido ya en la principal fuente de ingresos del grupo.

La compañía, que explota canteras tanto en Andalucía como en otras comunidades, tiene un marcado carácter internacional. Exporta más del 40% de sus productos, principalmente a Estados Unidos, que absorbe algo más un tercio de las ventas exteriores, y China, con el 25% de su mercado exterior.