_
_
_
_
División en la UE

Chirac se niega a legitimar con una resolución la ocupacióm de Irak

Tony Blair había expresado su confianza en que los socios comunitarios respaldasen una resolución que, según el primer ministro británico, abarcara tanto la situación humanitaria como el régimen político posterior a Sadam Husein. Para el presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, esa resolución legitimaría 'a posteriori la guerra (...) y daría a los beligerantes EE UU y Reino Unido el poder de administrar Irak'. Chirac defiende que 'corresponde a la soberanía del pueblo iraquí' la decisión sobre su futuro político y sobre la gestión de sus recursos económicos, en clara alusión a las ingentes reservas petrolíferas (las segundas del planeta).

De nada sirvió, según parece, el encuentro vis à vis que Chirac y Blair mantuvieron poco antes del inicio de la segunda jornada de la cumbre europea que concluyó ayer, una de las más tensas que se recuerdan en los últimos años. 'La cena fue glacial y surrealista', describía el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, la última cita del día anterior. La tradicional foto de grupo, tomada ayer hacia las tres de la tarde, fue más familiar que nunca porque reflejó que las querellas internas seguían abiertas. Nada menos que cinco líderes, entre ellos el español José María Aznar, no encontraron tiempo para retratarse. De los respectivos bandos rivales, a favor y en contra de la intervención, sólo Chirac y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, compartieron instantánea para la posterioridad.

Chirac recordaría después que 'la UE siempre ha avanzado de crisis en crisis', y aseguró con su solemnidad habitual que 'la actual no detendrá la integración europea, sino todo lo contrario'.

'Al comenzar el conflicto militar nos encontramos ante una nueva situación', comienzan, asépticamente, las dos páginas y media que los Quince fueron ayer capaces de consensuar sobre Irak en las 36 páginas de conclusiones adoptadas por el Consejo Europeo. El texto ni siquiera lamenta las víctimas de la guerra, y se limita a 'albergar la esperanza de que concluya el conflicto con un mínimo de pérdidas humanas'.

El compromiso con la integridad territorial de Irak y el respeto al 'papel fundamental' de las Naciones Unidas concitó la unanimidad de los líderes europeos. Las peticiones a favor de la asistencia humanitaria a la población iraquí tampoco provocaron discrepancias. Ayer mismo, la Comisión Europea propuso en una reunión extraordinaria destinar 79 millones de euros a ese capítulo, cantidad que se añadiría a los 21 millones anunciados anteriormente. El presidente del Parlamento Europeo, Pat Cox, había urgido a los Quince a superar esta lógica de que 'EE UU lucha, la ONU alimenta y la UE sufraga'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_