Balance

Los beneficios de AXA aumentaron un 82% en 2002 gracias a operaciones excepcionales

La aseguradora francesa Axa precisó que en los resultados incidieron positivamente dos operaciones, la venta de su división de sanidad en Australia, que le reportó 87 millones de euros y la recuperación parcial de una provisión constituida para la adquisición de Sanford Bernstein, representó un flujo positivo de 148 millones de euros.

El resultado operativo de la aseguradora se incrementó en un 10%, hasta 1.687 millones de euros, "gracias al buen resultado de la actividad de daños y a una disminución del coste de la deuda, y a pesar de la bajada del resultado de las actividades de gestión de activos y seguro internacional".

La facturación de la compañía fue de 74.727 millones de euros, un retroceso del 0,1% en cifras absolutas y una subida del 4,6% en datos comparables. La actividad de seguros de vida, planes de ahorro y de pensiones representó una cifra de negocios de 48.586 millones de euros, un alza del 5,5% en cifras comparables.

Los ingresos crecieron un 5,7% en daños a 15.948 millones de euros; se redujeron un 7,2% en la gestión de activos a 3.411 millones de euros; aumentaron un 4,6% en el seguro internacional a 5.762 millones de euros; y retrocedieron un 9,9% en otros servicios financieros a 1.020 millones de euros.

La dirección de la compañía propondrá a la asamblea general, que se celebrará el próximo 30 de abril, el reparto de un dividendo de 0,34 euros por acción, frente a los 0,5 euros del pasado año "para llevar la tasa de distribución a un nivel comprendido entre el 40 y el 50% del resultado corriente", indicó AXA.

En cuanto a las perspectivas, la aseguradora reafirmó su objetivo de un "ratio" combinado en daños del 104 % para este año y se marcó un nuevo objetivo del 102 % en 2005, condicionado a que no se produzcan grandes siniestros.