Directivos de DB

Deutsche Bank vende su filial de capital riesgo

El primer banco alemán, el Deutsche Bank, ha cerrado la venta de su filial de capital riesgo DB Capital Partners a un grupo de directivos de esta subsidiaria y a otras sociedades inversoras. La entidad lograría unos 1.500 millones de euros con la venta. Esta cifra es la mitad de la que trascendió al inicio de las negociaciones hace cuatro meses.

La venta se enmarca dentro del proceso de desinversiones en que se halla inmerso el banco germano.

Los otros inversores son la sociedad holandesa NIB Capital NV y la familia Brenninkmeijer, propietaria de la cadena neerlandesa de distribución C&A.

DB Capital Partners gestiona una considerable cartera de participaciones en más de 120 empresas en Estados Unidos y en Europa, entre ellas, el grupo británico de alimentación United Biscuits y la compañía estadounidense de ocio Centers Parcs, según difundió ayer el diario británico Financial Times.

La operación ha estado dirigida por Ted Virtue, responsable de la filial de capital riesgo del Deutsche Bank, y Graham Clempson, responsable de la división europea. Virtue podría estar al frente de la firma que se hará cargo de la cartera comprada. Deutsche Bank está considerando nombrar a Axel Wieandt para su área de capital riesgo, que gestionará 3.000 millones de euros en activos.

Rápida desinversión

Hace cuatro meses ya trascendió que el banco germano, el primero en Europa por activos, estaba en negociaciones con la cúpula directiva de DB Capital Partners para una posible venta de esta filial. Deutsche Bank quería vender por unos 3.000 millones de euros las participaciones en diversas empresas a través de esta filial. También recibió ofertas de American International y la firma de inversión Kohlberg Kravis Roberts.

Deutsche Bank logró ingresar el año pasado gracias a la venta de activos 8.500 millones de euros, lo que le permitió cerrar el ejercicio con un beneficio de 397 millones y salvar las pérdidas del último trimestre. El presidente de la entidad, Josef Ackermann, ha dado por finalizado, de momento, este proceso, hasta que la situación bursátil mejore y se recupere el valor en Bolsa de sus participadas.

A lo largo del año pasado, el banco alemán llevó a cabo un rápido proceso de desinversiones en participaciones estratégicas.

Deutsche Bank se ha deshecho de la filial de leasing estadounidense por 2.900 millones y su división de tesorería por 1.500 millones. También anunció la venta del 28,95% que tenía en el Banco de Luxemburgo. La enajenación del 9% de la Bolsa alemana y el 10,4% de Axel Springer se suman a la cadena de desinversiones en negocios y empresas que aportan poca rentabilidad.

Ackermann, presidente desde el pasado mes de mayo, ha impuesto, junto con el proceso de venta de activos, una política de estricto control de costes.