Asistencia social

El Banco Mundial promete 1.000 millones a Argentina si se materializa su acuerdo con el FMI

El Banco Mundial ha anunciado hoy que tiene un paquete de asistencia social de 1.000 millones de dólares para Argentina, que liberaría tan pronto como el país cierre un acuerdo de reprogramación de deuda con el Fondo Monetario Internacional. "En el caso de que las actuales negociaciones sean aprobadas por el Fondo anunciaríamos inmediatamente paquetes de asistencia", dijo el presidente del BM, James Wolfensohn, en Dinamarca.

El gobierno argentino, que hace frente a una enorme deuda tanto con sus acreedores privados como con los organismos internacionales, alcanzó un acuerdo con el FMI de 6.600 millones de dólares, la cifra necesaria para cubrir los pagos que el país le debe al Fondo hasta fines de agosto. El directorio del Fondo aún tiene que discutir y aprobar si para que éste tenga efecto.Sin embargo, "da la impresión de que hay una solución intermedia, que ha sido sugerida, y si pasa esta semana Argentina se pondrá al día con sus pagos con nosotros y moveremos inmediatamente los programas que ya están listos", dijo Wolfensohn. Argentina declaró la suspensión de pagos tanto con el BM como con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y declaró en diciembre del 2001 un cese de los mismos de su deuda pública con acreedores privados.

Siete candidaturas para reestructurar la deuda

Argentina ha seleccionado una lista corta de siete bancos (Bank of America, Rothschild, Lazard Brothers, Crédit Lyonnais, Morgan Stanley, UBS Warburg y Dresdner) que podrían ayudar al Gobierno a reestructurar la deuda, cuyos pagos incumplió en enero de 2002. A fines del año anterior, el país sufrió un estallido social y una grave crisis política que llevaron a la dimisión del entonces presidente Fernando de la Rúa y se saldaron con más de un decena de muertos.

Adiós al corralón antes de las elecciones

Buenos Aires prevé abrir en marzo o abril el corralón, es decir, liberar los fondos congelados por restricciones bancarias. Así lo recoge el diario La Nación en una entrevista al ministro de Economía, Roberto Lavagna. Después de sucesivas modificaciones, aún quedan atrapados en el sistema bancario unos 4.100 millones de dólares, según precisó el ministro. "El corralito quedó reducido a menos de un tercio del total y se ha ido transformando en algo manejable. La dirección a la cual apuntamos es la liberación total del sistema antes del fin de este gobierno", agregó Lavagna. El presidente Eduardo Duhalde, que asumió el cargo en enero de 2002 tras la caída de De la Rúa, termina su mandato el 25 de mayo.