_
_
_
_
Bolsas en el Mundo

El sector informático castiga las Bolsas de EE UU

Las Bolsas de EE UU tardaron en definir tendencia ayer, aunque las pérdidas finalmente se impusieron. Los inversores tuvieron que digerir la ambigüedad de los últimos indicadores económicos con el miedo que suscitaban los resultados de IBM y Microsoft, conocidos al cierre. La escalada de tensión en Irak agravó los nervios después de que los inspectores encontraran 11 cabezas de misiles vacías. El Nasdaq cayó un xxx% y el Dow Jones se dejó un xxx%. El sector informático fue el gran penalizado del día.

El fuerte descenso del paro semanal sorprendió gratamente al caer al nivel más bajo desde noviembre, pero la buena reacción de la Bolsa no cayó en el olvido. El IPC tampoco trajo sorpresas desagradables al mantenerse en el 0,1% en diciembre, lo que situó la tasa anual en el 2,4%. La Fed de Filadelfia, por otra parte, reconoció que la actividad industrial mejoró, pero las expectativas para el año empeoraron, suscitando nuevas dudas.

La cautela siguió presente durante la presentación de resultados. General Motors superó las expectativas del mercado con sus cifras y a pesar de ello sufrió un castigo del xxx%. Yahoo (-xx%) tampoco se salvó y cayó pese a sus buenos resultados. United Technologies (+xx%), sin embargo, sí se benefició tras anunciar un aumento de beneficios trimestrales del 54%.

IBM (-xx%) y Microsoft (-xxx%), por otra parte, fueron dos de las principales responsables de la caída del Dow Jones por el miedo que suscitaban sus resultados. Los inversores escucharán con atención las predicciones sobre el futuro que hagan los dos gigantes tecnológicos. Sun Microsystems, otra empresa que rendiría cuentas al cierre, cayó un xxx%.

McDonald's (-xx%), por otra parte, cedió tras anunciar que cerrará un número indeterminado de restaurantes para reavivar el beneficio.

Las ganancias dominaron ayer en las principales plazas europeas a pesar de la fuerte caída de los valores tecnológicos. La sesión, errática desde el inicio, enderezó el rumbo gracias a la apertura alcista de Wall Street. Los avances, eso sí, resultaron tímidos y no faltaron algunas caídas leves.

Los últimos datos económicos en Alemania, lejos de alegrar la sesión, recalcaron las dificultades que atraviesa el país. La principal economía europea creció un 0,2% el pasado ejercicio, el ritmo más bajo desde 1993. El déficit, por otra parte, alcanzó el 3,7%, un dato muy por encima del 3% marcado por el Pacto de Estabilidad.

Las incertidumbres económicas y empresariales se hicieron sentir. El miedo a una caída de la demanda en el sector tecnológico desató las ventas. Samsung y ASML Holdings fomentaron el pesimismo al reconocer que no esperan mejoras en el segmento de móviles o semiconductores en el corto plazo. El fabricante de carcasas Perlos acrecentó la inquietud con una alerta sobre beneficios. Los inversores castigaron al sector tecnológico (-2,58%) con la mayor caída del día. Empresas como Nokia (-3,95%) y Philips (-2,35%) estuvieron entre las peores.

La automoción estuvo en el polo opuesto. El sector ganó el 1,75% animado por los buenos resultados de General Motors y la mejora de las ventas. La construcción (+1,09%) y las telecos (+0,89%) fueron otros ganadores. Las petroleras (+0,52%) también subieron, ayudadas por el avance del precio del crudo, que cotizaba alrededor de 31,65 dólares en Londres.

La noticia sobre la proximidad de un acuerdo entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional se recibió con optimismo en la Bolsa. El Merval gana el xxx%, el único avance de la región.

Sesión de resultados dispares en Asia. El Nikkei cerró sin apenas variación. La subida de los bancos contrarrestó la caída de las tecnológicas. En el mercado persistían los rumores sobre la intervención del Gobierno para frenar la subida del yen frente al dólar.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_