Unificación

SCH integra en una sola entidad sus filiales en México

El Santander Central Hispano (SCH) ha agrupado en una sola entidad las dos filiales que posee en México, los bancos Santander Mexicano y Serfín, según anunció hoy el director general del grupo, Marcos Martínez. La nueva entidad tendrá una red de 930 sucursales en 225 ciudades de México y cuenta con una plantilla de 10.600 empleados.

En 1997, el Banco Santander adquirió al Grupo Inverméxico, propiedad del Banco Mexicano, tras lo cual formó el Grupo Santander Mexicano. En el año 2000, el SCH adquirió el Grupo Serfín para formar el actual grupo financiero, aunque mantuvo la operación de ambos bancos por separado.

SANTANDER 2,84 0,16%

Santander Serfín es filial del SCH, el primer banco en España, y constituye el tercer grupo financiero más importante de México, con una cuota de mercado de un 15% y activos de más de 24.500 millones de dólares. El año pasado, Santander Serfín aportó un dividendo para el SCH de 180 millones de dólares y a finales de febrero repartirá otro dividendo por importe de 100 millones de dólares. A mediados de diciembre, el presidente del SCH, Emilio Botín, anunció en Nueva York la venta de un 24,9% de Santander Serfín a Bank of América por 1.600 millones de dólares en efectivo.

Nuevos productos

Coincidiendo con la unificación administrativa y de la marca comercial, Santander Serfín presentó una cuenta de cheques llamada Súper Cuenta Millonaria y un depósito bancario denominado Súper Inversión Garantizada.

Este último consiste en una imposición a 90 días en la que el capital no está en riesgo y los clientes pueden obtener rendimientos superiores a los de los pagarés bancarios tradicionales, con un mínimo garantizado de un 3%.

La Super Inversión Garantizada, que requiere una inversión mínima de unos 35.000 dólares, tiene dos modalidades, una referida al índice de cotización bursátil y otra a los Certificados de la Tesorería (CETES) a 28 días

En el primer caso, si la Bolsa sube o se mantiene, los depositantes ganan un 10,1 por ciento, mientras que si baja, el banco les pagará una tasa de un 3 por ciento.