País Vasco

El Constitucional declara nulo el Presupuesto vasco de 2002

La deliberación del Tribunal Constitucional finalizó ayer y se trasladará a las partes en los próximos días cuando el ponente de la misma, Eugenio Gay, le dé los últimos retoques para introducir las aportaciones del resto de magistrados una vez finalizada la votación. El informe del tribunal ha suscitado reacciones de rechazo por parte de los partidos que sustentan al Ejecutivo vasco (PNV, EA y EB-IU) y en el propio Gobierno que, a la espera de conocer la sentencia y estudiarla en profundidad, ya ha adelantado, a través de un portavoz de la vicepresidencia, que la decisión del Constitucional es 'estrictamente política'.

La deliberación del Tribunal Constitucional se ha producido tras el recurso presentado por el Gabinete dirigido por José María Aznar que estimaba inconstitucional la ley del Parlamento vasco que aprobaba parcialmente los Presupuestos Generales de Euskadi de 2002. Fuentes de la asesoría jurídica del Legislativo vasco aseguraban ayer que la sentencia carece de efectos prácticos, ya que las cuentas están ejecutadas, aunque puede haber pequeñas partidas de las que todavía no se ha dispuesto.

Partido Popular y PSOE, que se opusieron a las cuentas públicas vascas del pasado ejercicio, mostraron su satisfacción por el informe del tribunal que preside Manuel Jiménez de Parga. Los populares, a través de su secretario general, Javier Arenas, instaron al Parlamento vasco para que reponga 'la legalidad'. Carlos Iturgaiz, uno de los líderes del PP en Euskadi, solicitó la dimisión de la vicelendakari del Gobierno vasco, Idoia Zenarruzabeitia, por sus 'responsabilidades políticas'. Rodolfo Ares, portavoz de los socialistas vascos, manifestó que el Constitucional restablece el principio de legalidad 'que se quiso forzar' y se interrogó sobre las posibles decisiones que puede adoptar el Ejecutivo vasco 'y ver quién asume responsabilidades'.

La ausencia de Mayor Oreja

La ausencia de Mayor Oreja el 27 de diciembre pasado en el Parlamento vasco cuando se aprobaron los Presupuestos Generales del País Vasco para 2003 tiene ahora un mayor protagonismo tras la sentencia del Tribunal Constitucional. Los partidos que sustentan el Ejecutivo de Ibarretxe tenían previsto, dada su posición de minoría, aplicar la estrategia que ha rechazado el Alto Tribunal. Mayor llegó tarde a la votación, lo que permitió sacar adelante unas cuentas, que en principio no podían salir adelante por los votos negativos de los populares, PSE y Batasuna.