Infraestructuras

La UE propone dedicar 6.000 millones a mejorar la seguridad en los túneles

La comisaria europea de Transportes, Loyola de Palacio, propuso ayer una nueva directiva para potenciar la seguridad en los túneles en la red transeuropea de carreteras, que costará entre 3.000 y 6.000 millones de euros.

Esta norma, que recoge un paquete de medidas de aplicación progresiva, pretende armonizar la información, comunicación y equipamiento de seguridad en todos los Estados miembros para adaptar los túneles a la intensidad de tráfico que soportan, que se ha multiplicado en las últimas décadas. El objetivo principal es prevenir incidencias que pongan en peligro vidas humanas, sentando las condiciones para que las personas que sufran un accidente puedan salvarse solas en caso de accidentes muy graves.

'Los primeros 10 minutos tras un accidente son cruciales', señaló De Palacio. Así, la Comisión presenta requisitos de seguridad mínimos armonizados aplicables a la infraestructura, el servicio, las normas de tráfico y la señalización para todos los túneles que superen la longitud de 500 metros y pertenezcan a la red de carreteras transeuropea, es decir, unos 500 túneles en servicio, en construcción o en proyecto. La mitad de ellos en Italia. La directiva, que aún debe ser aprobada por el Consejo, prevé una aplicación completa en 10 años a partir de su entrada en vigor. Para que los cambios se hagan de forma paulatina, establece que en los primeros tres años el 10% de los túneles deben estar adaptados; y en seis años, el 50%.

Aplicar todas las recomendaciones supondría 6.000 millones de euros, aunque limitarse a las reformas técnicas mínimas rebajaría la factura a 3.000 millones. De Palacio señaló que estas medidas podrían ser cofinanciadas con fondos comunitarios.

La Comisión aboga por la construcción de túneles de doble tubo, de modo que sólo se construyan de tubo único si tienen un nivel de saturación inferior al 50%.

Los autobuses, autocares y vehículos industriales pesados que entren en túneles deberán ir equipados con extintores y los camiones pesados deberán llevar vacío cualquier tanque adicional.

Samport se abre hoy al tráfico

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, su homólogo francés, Gilles de Robien, y la comisaria de Transportes de la UE, Loyola de Palacio, inaugurarán hoy el túnel de Somport, que une por carretera Francia y España. Sus obras comenzaron en 1994 y su apertura se ha retrasado en varias ocasiones para garantizar su seguridad.

Con una longitud de 8.608 metros, 5.700 de los cuales se encuentran en parte española, el túnel de Somport se concibe como un eje internacional complementario a los pasos pirenaicos de Irún y La Junquera.

Esta dimensión internacional y las tragedias registradas en los túneles alpinos de Mont Blanc y San Gotardo han motivado estos últimos años la modificación de los planteamientos de la Administración francesa respecto a la apertura del túnel, así como el refuerzo de las medidas de seguridad en el interior del mismo.

El túnel se inaugurará hoy con nueve galerías de evacuación completamente terminadas, seis de ellas en territorio español y tres en francés, el mínimo requerido para poder abrir esta infraestructura al tránsito de vehículos ligeros y tráfico pesado.

Los franceses son conscientes del cuello de botella que se puede originar en la nacional 134, a la salida del túnel en la vertiente gala.