_
_
_
_
A examen

Mensajería instantánea, una batalla para 2003

Los grandes de Internet ultiman versiones profesionales de sus programas de envío y recepción de mensajes en tiempo real

Tradicionalmente los años de nieves siempre han sido años de bienes. Y salvo que todos los días que hemos aguantado con vientos del sur se vean seguidos por un viento gélido e insistente del norte, los bienes serán escasos en 2003. Aunque no en lo que respecta al nuevo gran negocio que se adivina en Internet, la mensajería corporativa.

Por ahora sólo hemos tenido anuncios rimbombantes y descripciones llamativas de herramientas que aparecerán en 2003, pero falta el empujón final para un tipo de servicio que ya no será gratuito como antaño y que tendrá un objetivo eminentemente empresarial, derivado de la inapelable realidad de los 12,7 millones de trabajadores que, según Nielsen//Netratings, ya usaban la mensajería instantánea en julio.

Para quien no se haya dejado enganchar por la más adictiva herramienta internauta jamás conocida, conviene explicar que la mensajería instantánea se encuentra a medio camino entre el chat de toda la vida y los mensajes de correo electrónico. Se trata de sencillos (hoy ya no tanto) programas residentes en el escritorio que, mientras estamos conectados a Internet, permanecen activos y permiten enviar y recibir mensajes en tiempo real; además de localizar personas que también sean usuarios de ese sistema.

Yahoo, Microsoft y AOL ven un claro negocio en los 12,7 millones de trabajadores que, según Nielsen, ya utilizaban esta aplicación el pasado julio

æpermil;ste es el concepto básico, porque luego hay multitud de añadidos que van desde la posibilidad de entablar conversaciones telefónicas sobre Internet hasta la opción de compartir todo tipo de archivos digitales o crear sesiones privadas de charla o, simplemente, jugar en red, razón por la que este tipo de herramientas que deberían ser consideradas como de gran utilidad para las empresas nunca han gozado de buena fama en el seno de las mismas.

Todo comenzó con ICQ (www.icq.com), programa pionero israelí que compró AOL, que va por su versión Pro 2003 y que aún compite con el propio mensajero instantáneo de America Online, el AIM, o el Messenger de Yahoo (es.messenger.yahoo.com) o el Msn Messenger de Microsoft (messenger.msn.es), por citar los mejor colocados en las preferencias de los usuarios.

Poca seguridad

En un principio fue una herramienta juvenil apta para interactuar sin recibir broncas por la factura telefónica con todos los amigos repartidos por el mundo. Pero pronto se observó sus posibilidades empresariales. Mantener estrechos contactos entre delegaciones, compartir documentos en el acto e incluso mantener auténticas reuniones virtuales simultáneas desde la irrupción de añadidos como las webcam. Todo además de un uso simple y eficaz.

No obstante, en las empresas siempre se mantuvo una cierta suspicacia sobre la capacidad de su uso para el ocio en lugar de para la actividad propiamente laboral. A ello, además, se sumaba el tema de la seguridad de estos programas que tradicionalmente convierten a sus usuarios en blancos fáciles para crackers en busca de información o interesados en ejecutar sobre nuestros ordenadores cualquier clase de código maligno, incluidos por supuesto virus y troyanos.

El caso es que en el otoño de 2002 los grandes de Internet vieron llegado el momento de dar un impulso definitivo a la adopción de esta herramienta por las empresas, mejorando sus puntos flacos y de paso intentando cobrar por usuario.

En Octubre comenzó Yahoo, anunciando que elaborará una versión para empresas de su programa de mensajería instantánea Yahoo! Messenger, actualmente el tercero en discordia. La primera versión en pruebas de este nuevo programa debería estar ya harto difundida en la Red puesto que para el primer trimestre de 2003 se anunciaba su comercialización pero aún sabemos tan sólo que Yahoo ya ha alcanzado acuerdos con BEA Systems, Novell, Oracle, Sun Microsystems y Tibco para incluir este software en sus aplicaciones para empresas y que está trabajando para mejorar la seguridad.

En noviembre le tocó el turno a AOL, que presentó el Enterprise AIM Service (enterprise.netscape.com/products/aimsvcs), para el que se habla de un coste 35 dólares al año por cada empleado que lo use y que será compatible con iChat de Apple. Y después apareció Microsoft, anunciando el MSN Messenger Connect for Enterprises (www.microsoft.com/net/services/msn_messenger_connect.asp) también conocido como Greenwich, prometiendo añadir seguridad, archivo de mensajes y otras aplicaciones de gestión.

Incluso IBM anunció en noviembre que Terra Lycos ofrecerá un servicio de mensajería instantánea basado en la plataforma Lotus Sametime, garantizando interoperabilidad con otras comunidades de mensajes instantáneos, utilizando estándares de mensajería instantánea integrados además con otros servicios de Terra Lycos, como correo electrónico, agenda, disco virtual, chat, mensajes cortos SMS, audio, vídeo, y con capacidad de entregar y compartir contenido.

En todos los casos se asiste a la misma estrategia. Anuncio de la herramienta en el final del año. Promesa de lanzamiento para el primer trimestre de 2003, garantía de compatibilidad y mayor seguridad de la conocida hasta ahora en este tipo de programas y la empresa como objetivo comercial, previo paso por caja. O lo que es lo mismo, el final de la gratuidad. A partir de ahora habrá dos tipos de programa de mensajería. Uno popular, gratuito y más inseguro. Otro corporativo, más inclinado a la productividad que al ocio y de pago.

¿Existirá realmente tanta diferencia como para convencer a la empresa de que pague por los extras? ¿Habrá realmente compatibilidad real entre las herramientas? ¿Sabrá la empresa rentabilizar programas que hasta ahora evitaba instalar en el escritorio de sus empleados por el convencimiento de que generan más tiempo perdido que ganado? 2003 nos lo dirá. Y, a buen seguro, en el seno de la más encarnizada competencia vista desde que Microsoft se adentrara en el terreno de los videojuegos.

Las ofertas españolas de Ya, Terra y Wanadoo

Aunque los más populares sean los de AOL, Microsoft y Yahoo, son muchos más los programas que nos permiten disfrutar de la mensajería instantánea y vivir como imaginábamos hace una década que lo harían las generaciones intergalácticas. Terra tiene Instanterra (www.terra.es/instanterra) y su competidor Wanadoo España ofrece Instant Eresmas (www.eresmas.com/instant/), opción compatible con Msn, Yahoo!, Icq, etcétera, con tres versiones según la plataforma, lo que obliga a fijarse bien a la hora de descargarlo. Ya.com tampoco se queda atrás y ofrece Tom (messenger.ya.com), un programa de mensajería que ahora incluye videoconferencia, chat (charlas en línea) de voz, conexión con proxys (servidores de proximidad) y plena compatibilidad con Yahoo!. Pero hay muchas otras posibilidades, como las de Filetopía (www.filetopia.org/es/index7.htm), que añade privacidad y seguridad utilizando tecnología de cifrado de clave pública (256 bits) y escondiendo nuestra dirección IP, o el popular Odigo (www.odigo.org/features/spanish.html), que permite ver quién está conectado en ese momento en una misma web y conversar con él y que, por supuesto, también interactúa con otros programas como Icq, Msn y Yahoo!, e incluso alguno similar a este último como Wic Messenger (www.wic.com/es/start.php) que permite personalizar una versión para nuestra propia web. Muchas opciones, algunas basadas en Java, que hacen posible el mundo de la conectividad soñada.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_