Crisis

Fiat niega la existencia de un plan gubernamental para salvar la crisis

Un portavoz de Fiat ha negado la existencia de un plan oficial para separar la división automovilística al manifestar que "se trata de una de las numerosas hipótesis que los medios de comunicación italianos y extranjeros han formulado en los últimos días".

Con el fin de salir al paso de las informaciones sobre el supuesto respaldo de los bancos acreedores de Fiat a la escisión de Fiat Auto, Alessandro Barberis, consejero delegado, ha asegurado que la posibilidad de separar la división automovilística del resto de actividades del grupo italiano "no ha sido ni discutida, ni aprobada. Sólo existe un plan, el de la empresa, y nos ceñimos a él".

Por otra parte, el Grupo Fiat, inmerso en una grave crisis por la caída en picado de las ventas de turismos, cerró 2002 con un récord de matriculación de vehículos comerciales que le ha llevado a superar en un 32,2% las entregas del año precedente.

Según datos divulgados hoy por la patronal del sector, Fiat vendió en diciembre pasado un 44,6% más vehículos comerciales que en el mismo período del año anterior hasta totalizar en el global de los últimos doce meses 113.590 unidades.

Este incremento de ventas se inscribe en el crecimiento del mercado italiano de vehículos comerciales de hasta 3,5 toneladas, que registró en 2002 la entrega de 258.553 unidades, lo que supone un 17,2% más que en el 2001. Así, Fiat ha elevado su cuota de mercado en el sector en Italia del 39 al 43,9% en sólo un año.