Inmobiliario

El precio de la vivienda nueva acumula una subida del 66% en cinco años

La ralentización económica en 2002 no sólo no ha afectado al mercado inmobiliario sino que a juzgar por las elevadas subidas de los precios de la vivienda nueva el pasado año, la inversión en este sector se ha convertido en uno de los principales refugios de inversores y ahorradores.

Según el estudio de mercado de la vivienda nueva en 2002 elaborado por Sociedad de Tasación, el precio medio del metro cuadrado era a 31 de diciembre pasado de 1.667 euros, lo que supone un 14,7% más que en 2001. Se trata de la mayor subida desde 1999, y el incremento es 5,8 puntos porcentuales mayor que el registrado en 2001, cuando el precio de la vivienda nueva creció un 8,9%.

De esta forma, un piso nuevo de tamaño medio cuesta hoy en España 166.700 euros. Pero esto es sólo una media ya que las diferencias regionales tanto en el precio como en su incremento son abismales.

Así, los precios medios más altos de una vivienda, por comunidades, se encuentran en Madrid (2.448 el metro cuadrado), Cataluña (2.276 euros) y País Vasco (2.146 euros). Por el contrario, Extremadura y Castilla-La Mancha registraron los precios más bajos, con 837 y 999 euros por metro cuadrado, respectivamente. Los mayores incrementos de precios se dieron, sin embargo, en Cantabria (20,7%) y Madrid (18,5%).

Según el índice inmobiliario de la Sociedad de Tasación el precio medio de la vivienda nueva se ha multiplicado por 5,11 y sólo en los últimos cinco años el alza acumulada de los precios alcanza el 66%.

El presidente de Sociedad de Tasación, José de Pablo Méndez, atribuyó ayer esta fuerte alza de los precios el pasado año a varias causas, entre ellas, el mantenimiento del crecimiento económico en España, la rebaja del precio del dinero y a la existencia de una 'demanda embalsada' que se ha activado al bajar los tipos de interés hipotecario.

De Pablo descartó, sin embargo, que los inversores hayan decido trasladar el capital de los mercados financieros a la compra de viviendas y aseguró que 'sigue siendo más rentable invertir en Bolsa que en ladrillos'.

Aun así admitió que en 2002 también aumentó ligeramente la adquisición de viviendas como inversión, aunque la gran mayoría de los compradores fueron usuarios. Añadió que el aumento de los precios se debió en gran parte a la 'venta adelantada'. Esto es, familias que tenían dinero ahorrado para ayudar en la compra de vivienda de los hijos y ante el mal comportamiento de las Bolsas y el aumento de los precios decidieron adelantar la compra de inmuebles.

Los expertos coinciden en que la escalada de precios no ha terminado, si bien todo apunta a que el ritmo se frenará en 2003. Así lo creen también los responsables de Sociedad de Tasación, para quienes los últimos datos del sector evidencian esta ralentización en el alza de los precios. En concreto, citaron que en los últimos meses el número de viviendas iniciadas está siendo menor (aunque las previsiones mantienen el inicio de otras 500.000 nuevas viviendas este año); el consumo de cemento también se ha reducido en noviembre; el periodo de venta de las viviendas es cada vez más dilatado y, finalmente, nada hace pensar que los tipos de interés hipotecario vuelvan a bajar un punto como el pasado año.

Así, si se mantienen las previsiones de crecimiento de la economía, el precio de la vivienda nueva subirá 'dos o tres puntos por encima de la inflación (real)' y, en cualquier caso, 'la subida creemos que no será de dos dígitos'. Según De Pablo, la subida en 2003 se frenaría aún más, incluso hasta estancarse (como ocurrió entre 1993 y 1995), si hubiera un cambio de coyuntura y se enfriara el sector inmobiliario más de lo previsto. Es más, los precios podrían incluso caer en algunas zonas periféricas con sobreoferta de viviendas.

Barcelona, San Sebastián y Madrid, las capitales más caras

Una vez más, las capitales de provincia españolas más caras para comprar un piso fueron en 2002 Barcelona, donde el precio del metro cuadrado se eleva a 2.508 euros; San Sebastián (2.475 euros por metro cuadrado) y Madrid (2.448 euros), según el informe de Sociedad de Tasación. Por el contrario, las viviendas nuevas más baratas de todas las capitales se encuentran en Badajoz, Huesca, Lugo y Cáceres, donde los precios del metro cuadrado oscilan entre los 800 y 900 euros por metro cuadrado. Además de estas disparidades regionales, llama la atención las diferencias en el aumento porcentual de los precios respecto a 2001. Si el aumento medio del precio de la vivienda nueva fue del 14,7% el pasado año, en 27 de las 52 capitales de provincia el aumento de los precios subieron más que la media nacional. Mientras que en Santander el precio de los inmuebles nuevos creció un 20,7% el pasado año, en Ciudad Real, esta alza fue sólo del 5,5%, y del 6,3% en Santa Cruz de Tenerife. En cualquier caso, en 2002 el precio medio de la vivienda nueva aumentó más del 5% en todas las capitales de provincia. Respecto a las principales ciudades españolas que no son capitales, en las 21 poblaciones de más de 100.000 habitantes, el aumento medio ha sido del 14,7% (igual que la media nacional); en las 50 ciudades de más de 50.000 habitantes este crecimiento ha sido del 13%; en las 70 de más de 25.000 habitantes, el alza fue del 13,7% y, finalmente, las localidades de menos de 25.000 habitantes registraron los mayores incrementos de precios, de un 14,8%. En cuanto a las poblaciones de la costa, Torremolinos (Málaga) fue la que registró un mayor aumento de la vivienda nueva (31,7%), seguida de Fuengirola (Málaga), donde la subida fue del 26,5%, y Roquetas de Mar (Almería), con un incremento del 24,9%.