Acuerdo

Hacienda y Navarra aplazan la renovación del convenio económico

El presidente de la comunidad foral, Miguel Sanz, asegura que los asuntos relacionados con el fuero 'están superados' e 'incluso también la neutralidad de la aportación' de la comunidad foral a las cargas generales.

La negociación del convenio económico se rompió cuando, el pasado día 9, Sanz mostró su rechazo a los planteamientos del Gobierno central al entender que quería introducir aspectos que mermaban el autogobierno de Navarra, como una tutela estatal sobre la estabilidad financiera de las haciendas locales, limitaciones a los incentivos fiscales a la inversión y la obligatoriedad de aplicar en la comunidad foral impuestos finalistas, como la última tasa sobre hidrocarburos destinada a sanidad.

Por ello, Sanz afirmó que su Ejecutivo no firmaría 'ningún convenio económico con el Estado que limite las competencias de Navarra y su fuero', adelantó que en tal caso el gabinete regionalista preferiría una prórroga del actual y subrayó que su Gobierno 'no hará dejación de competencias'.

Dos días más tarde, Hacienda hizo saber al Ejecutivo navarro que retiraba su propuesta y pidió la celebración 'lo antes posible' de una reunión de 'carácter político'. El planteamiento, que contó con el apoyo de UPN, PSN, IU, CDN y EA-PNV, incluía la participación de Navarra en la toma de decisiones fiscales y financieras que adopte la UE, una 'neutralidad financiera' en la aportación de la comunidad foral a las cargas generales del Estado, la tasa sobre hidrocarburos y el desarrollo de la policía foral. Ayer no se fijó fecha para otra reunión.