Comida rápida

Suspende pagos la segunda franquiciada de Burger King en EE UU

AmeriKing, el segundo mayor franquiciado en EE UU de la cadena de hamburgueserías Burger King, presentó ayer la suspensión de pagos. La empresa, que acumula unas pérdidas de 23 millones de dólares en la primera mitad del año, con ventas de 177 millones de dólares, tiene un pasivo de 291,7 millones de dólares mientras que sus activos se valoran en 223,3 millones.

La medida se ha considerado casi inevitable desde que informó a la SEC que no había podido hacer frente a los últimos vencimientos de la deuda. La caída de AmeriKing tiene como origen el mal momento en el que se mueve la industria de la restauración rápida clásica en EE UU. La empresa, formada por el inversor Jordan Company y un grupo de ex ejecutivos de Burger King en 1994, se cargó de deuda, 115 millones de préstamos bancarios y 119 millones en emisión de bonos, para duplicar sus establecimientos hasta los actuales 329. La empresa, que recientemente cerró algunos de sus locales, motivo por el que dejó de ser la primera franquiciada, ha admitido estar en un momento crítico y todas sus esperanzas están en cambiar deuda por una participación en la empresa. A la propia Burger King se le deben 5,5 millones por tasas.

Con ser un problema, el hecho de que se hubiera visto venir el desenlace de AmeriKing, en Diageo, dueña de Burger King, se mantiene la calma. Su consejero delegado, Paul Walsh, aseguraba anteayer que siguen las negociaciones con Texas Pacific para vender esta hamburguesería.