Previsión

Las cajas esperan un repunte del crédito por la rebaja de los tipos

La expectativa de una próxima rebaja de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo ha llevado a las cajas de ahorros a modificar al alza sus previsiones de aumento de los créditos para lo que queda de año.

Las últimas estimaciones apuntan a un crecimiento de la tasa interanual que superará el 18% en noviembre y diciembre y continuará por encima de este nivel en enero de 2003, con lo que se situará casi un punto por encima de la registrada en octubre. Hace unos meses, la previsión era cerrar el año ligeramente por encima del 17%. En cuanto a los recursos ajenos, la tasa de crecimiento se mantendrá en torno al 14%.

El persistente empuje del crédito hipotecario, que representa más de la mitad de la cartera de las cajas de ahorros, explica la fortaleza que aún mantiene la inversión crediticia y las mejores perspectivas a corto plazo, a pesar de que el progresivo deterioro económico se trasladó ya hace tiempo a otro tipo de financiación.

El descenso de los tipos de interés elimina el incentivo al ahorro y los ahorradores siguen buscando salida en el mercado inmobiliario, en vista del descalabro bursátil. Esta circunstancia explica los altísimos niveles de crecimiento que mantiene la demanda de crédito para la compra de vivienda.

Los expertos explican que aún concurren muchas circunstancias para sostener este vigor. Hay que tener en cuenta que en los últimos tres años apenas se ha reducido el ritmo de 500.000 viviendas iniciadas, lo que arrastra posteriormente la formalización de hipotecas. Además, el principal índice hipotecario español se sitúa en el nivel más bajo desde junio de 1999 (según datos provisionales que tendrá que confirmar el Banco de España, cerrará noviembre en el 3,017%), lo que constituye el mejor incentivo para pedir un préstamo hipotecario.

Demanda de vivienda

La pregunta del millón para las entidades es cuándo se estabilizará la demanda de vivienda. En este momento se asume que se producirá una nueva desaceleración del crédito, toda vez que la esperada recuperación para el segundo semestre de este año no se ha producido y se hace esperar más de lo previsto.

Las cajas de ahorros reconocen que el repunte esperado para el negocio del crédito no tendrá mucho recorrido. De hecho, en las encuestas que periódicamente realiza la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) sobre evolución económica y del negocio las cajas se muestran cada vez menos optimistas y las declaraciones de distintos responsables de estas entidades coinciden con que el panorama se complica.

Bancos y cajas de ahorros han venido compensando hasta ahora en parte el estrechamiento de márgenes consecuencia de la caída de los tipos con mayor volumen de actividad.

El problema es que en los próximos meses tendrán que vivir un escenario de tipos bajo mínimo, máxime si el Banco Central Europeo decide un recorte de medio punto, hasta el 2,75%, con la economía muy debilitada, lo que impedirá crecimientos significativos de los volúmenes de negocio.

Las entidades tendrán que repercutir la rebaja del precio oficial del dinero en el precio de los créditos, pero parece imposible bajar todavía más la remuneración de los depósitos, con lo que los márgenes seguirán sufriendo.

Este es el contexto en el que las entidades financieras desenvolverán su actividad durante los próximos meses. Vivirán, además, atenazadas por un repunte constante de los saldos de morosidad.

Aunque la tasa se mantiene controlada, precisamente por los fuertes crecimientos que todavía mantiene el volumen global de créditos, el fuerte crecimiento obliga a las entidades a ser mucho más restrictivas en la concesión de préstamos.