Acusación

El PP culpa al fiscal Anticorrupción de agitar el escándalo del fraude del lino

La sesión transcurría serena hasta que la diputada socialista Teresa Cunillera interpretó en alto el apoyo brindado por CiU al PP. Cuando el diputado nacionalista Ignasi Guardans bajaba de la tribuna, Cunillera preguntó a los bancos populares: ¿cuánto os ha costado? Inmediatamente después tomó la palabra el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo. 'Señora diputada', dijo dirigiéndose a Cunillera, 'usted no es digna de estar en este hemiciclo'.

A partir de ese momento llegó el cruce de insultos, se multiplicaron los gritos, los pateos y también los reiterados llamamientos de la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, al retorno del orden, cosa que no fue posible hasta que algunos diputados intuyeron que estaban a punto de ser expulsados del hemiciclo. Al final, los agravios de distinto signo no fueron retirados ni por el PP ni por el PSOE.

'Cazaprimas'

Con estos precedentes, lo que se preveía que iba a ser un debate plano y anodino se convirtió en un duelo parlamentario de alto voltaje. El diputado Del Burgo acusó al fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, de inflar en su informe el escándalo del fraude del lino, generalizándolo con grave perjuicio para todos los agricultores. Fue, a su juicio, lo que sirvió de base a la Comisión Europea para imponer el pasado octubre al Reino de España una multa de 99 millones de euros. Desde entonces, la estrategia del Gobierno ha consistido en endosar a las comunidades autónomas afectadas el pago de la sanción.

El PP tampoco ahorró ataques al presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, segunda comunidad en número de cazaprimas después de Castilla y León. CiU también se sumó a estas críticas. En opinión de Guardans, fue la ausencia de controles de la Consejería de Agricultura castellano-manchega la que propició la extensión de los cultivos y el cobro inadecuado de subvenciones. El diputado de CiU dio entonces un salto dialéctico y arremetió contra la 'incoherencia' del PSOE en la defensa del modelo de Estado. El que defiende Pasqual Maragall en Cataluña, recordó, no sintoniza con la elusión de responsabilidades que, en su opinión, está protagonizando José Bono en el caso del lino.

El portavoz socialista, Jesús Caldera, acusó al PP y a CiU de intentar encubrir 'a los defraudadores' y subrayó que al menos cuatro de ellos tuvieron altos cargos en el Ministerio de Agricultura. 'Ahora entiendo por qué hoy se ha hecho público que el PP apoya los Presupuestos para el próximo año en Cataluña', señaló Caldera, en alusión al supuesto cambio de favores entre los populares y los nacionalistas catalanes.

Caldera consideró que la acusación hecha por Del Burgo al fiscal Anticorrupción supone implicarle en un delito de prevaricación. 'A ustedes les quema la Fiscalía Anticorrupción y por eso quieren acabar con ella mediante la reforma del estatuto fiscal', declaró el dirigente socialista. Advirtió también que en el supuesto de que el Gobierno no obligue a pagar a los defraudadores la multa decidida por Bruselas recurrirá su decisión ante los tribunales.

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha requerido a los Gobiernos autonómicos de Extremadura y Castilla-La Mancha para que le remitan información sobre los controles practicados a cultivadores y empresas transformadoras de lino textil que solicitaron fondos comunitarios, informa Efe.