Energía

La filial europea de la eléctrica TXU se declara en suspensión de pagos

La filial europea de la energética estadounidense TXU se acogió ayer a la ley de quiebras del Reino Unido (similar a la suspensión de pagos española). La compañía, última víctima de una caída de los precios de la energía del 40% en el Reino Unido cuatro años después de la liberalización del sector en el país, afronta el pago de una deuda superior a los 4.600 millones de euros.

La filial europea de la comercializadora de energía más importante de Tejas suspendió la semana pasada el pago de una deuda por 200 millones de euros, dando la oportunidad a los acreedores de instar a la quiebra de la compañía. Sin embargo, fuentes judiciales declinaron precisar el motivo exacto de la quiebra de TXU Europa.

En octubre, TXU consiguió desprenderse de los activos en el Reino Unido, la participación que más ha pesado en su crisis europea.

El grupo alemán Eon acordó adquirirlos hace unas semanas por 2.600 millones de euros. Ese mismo mes TXU ya había advertido que pretendía vender todos sus activos en Europa.

Al igual que el capítulo 11 de quiebras en Estados Unidos, la legislación británica permite a la Administración proteger a TXU de embargos una vez acogida a la ley de quiebras, y otorga un periodo de tiempo a la compañía para llevar a cabo una reorganización. También la energética British Energy pasa por problemas financieros. Tantos, que sobrevive gracias a un crédito gubernamental. La próxima semana el Gobierno británico decidirá el futuro de esta compañía.