Estrategia

La caída de resultados obliga a Ahold a vender activos y reducir deuda

El tercer mayor grupo de la distribución mundial, Ahold, reconoció ayer que la crisis en Latinoamérica y su abultada deuda le impiden cumplir sus previsiones de beneficios para este año.

La compañía holandesa, cerró el tercer trimestre del ejercicio con unas ventas de 55.876 millones de euros, un 12% más que el año pasado, aunque su beneficio neto se recortó hasta 388 millones de euros, un 58,9% menos que hace un año.

Cees van der Hoeven, presidente de la compañía, reconoció ayer que '2002 no será un año afortunado'. El primer ejecutivo del grupo reconoció que la debilidad del mercado latinoamericano y la mala evolución de la filial española, 'en donde los costes de integración son superiores a lo previsto', lastrarán significativamente el beneficio de este año.

Para compensar esta importante disminución de rentabilidad, Ahold pretende poner en marcha de forma inmediata un nuevo plan de actuación para el periodo 2003-2005. Con él se busca dar un giro radical en la empresa, para concentrarla en lo que Van der Hoeven definió como el negocio estratégico de la compañía. Aseguró que se 'racionalizará el portafolio, se recurrirán costes operativos y financieros y se venderán activos no esenciales con el objetivo de reducir deuda'. No precisó, sin embargo, qué activos considera prescindibles y en qué regiones se venderán.

Los analistas aseguraron ayer que el giro de 180 grados que ahora pretende dar Ahold restará mucha credibilidad a la empresa. Merrill Lynch llegó incluso a dudar de la capacidad del equipo directivo para liderar el cambio.

La compañía de distribución explicó que tiene la intención de acelerar al máximo la adaptación de la contabilidad al nuevo estándar estadounidense. Por ello llevará a cabo provisiones por valor de 900 millones de euros para dotar la depreciación del valor de sus activos en Asia, España y Brasil.

El grupo precisó que de acuerdo con el sistema contable holandés provisionará 100 millones de euros sólo por su filial en España, donde cuenta con 607 tiendas y da empleo a 13.475 trabajadores.

A pesar del entorno negativo en el que se ve obligado a moverse, Ahold confirmó sus previsiones financieras para el año próximo, que estiman una subida de ventas de entre el 4% y el 5%.

La compañía declinó dar previsiones sobre la evolución que tendrán los beneficios durante la duración del nuevo plan estratégico, ni de qué forma se irá reduciendo la deuda.

En la actualidad su pasivo es de 12.300 millones de euros, muy por encima de la capitalización bursátil del grupo, que es de 10.500 millones de euros.

El Árbol concreta los 1.790 despidos

El equipo directivo de Supermercados El Árbol concretó ayer a su comité de empresa la forma en la que pretende instrumentalizar el expediente de regulación de empleo que presentará para recortar su plantilla en 1.790 trabajadores, un 21% del total, y cerrar o vender 194 tiendas.El expediente estará en vigor hasta el próximo 30 de septiembre y la compañía ofrece a los afectados una indemnización de 25 días por año trabajado con el límite de 14 mensualidades, cobertura completa de las cotizaciones a la Seguridad social para los mayores de 55 años y dar prioridad a las ventas de tiendas que supongan la continuidad de los empleos. La compañía pretende ofrecer a su equipo de transportistas un acuerdo de externalización y ha ofrecido al comité de empresa la creación de una comisión de seguimiento que vigilará el cumplimiento del expediente una vez que éste se apruebe. La mesa sindical, compuesta por Comisiones Obreras y UGT, cuenta ahora con un mes para negociar el acuerdo.