Petróleo

La OPEP reconoce que necesita reducir su oferta para mantener el precio

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) quiere reducir su producción de crudo antes de que el exceso de oferta empiece a pasarle factura. Arabia Saudí ya ha anunciado a sus clientes un recorte de la provisión de crudo a partir de diciembre, según informaron ayer a Reuters fuentes próximas al Gobierno de Riad.

'Esta reducción se intensificará en las próximas semanas, especialmente a la luz de un posible invierno moderado y una demanda inferior a lo previsto', señaló la fuente. El viraje de los saudíes coincide con la visión del presidente de la organización, el nigeriano Rilwanu Lukman, que el lunes afirmó en Nueva York que 'la totalidad de la OPEP está tratando de restringir la producción'.

Esta visión coincide con la de analistas externos. El Centro para Estudios Globales de la Energía (CGES) señala en su informe mensual que la 'OPEP debe hacer recortes sustanciales de la producción si quiere evitar que los precios caigan por debajo de los 22 dólares'. El CGES se caracteriza por recomendar constantemente a la OPEP que eleve su producción para evitar que el precio se dispare, lo que permite suponer que la situación es realmente preocupante.

La debilidad económica ha impedido la reactivación esperada de la demanda de petróleo. Una situación que ha coincidido con un exceso de oferta de los productores de dentro y de fuera de la OPEP, provocando una caída del precio. El barril de brent, el indicador europeo, ha pasado en siete semanas de 29,1 a 24,5 dólares. En ese tiempo, el barril de la cesta de siete tipos de crudo de la OPEP ha caído de 28,5 a 23,7 dólares.

El cartel, compuesto por 11 países, atesora el 40% de la producción mundial de petróleo. Son países de bajo consumo, que exportan la mayor parte de su extracción. La contrapartida es que el petróleo representa el 85% de los ingresos por divisas en los países OPEP.

El cartel publicó ayer un informe en el que reconoce que su producción llegó en octubre a 26,94 millones de barriles diarios. Excluido Irak, cuyo petróleo está administrado por la ONU, la producción fue de 24,52 millones de barriles, frente a la meta de 21,7 millones, en vigor desde diciembre pasado. La OPEP-10 reconoce que su producción ha aumentado 500.000 barriles diarios en un mes.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que la demanda crecerá este año 190.000 barriles diarios, hasta los 76,7 millones. Mientras la OPEP afirma producir 200.000 barriles diarios menos que el año pasado, la oferta del resto de productores mundiales ha crecido 1,4 millones de barriles diarios.