Méjico

Fox propone incentivar despidos de funcionarios para recortar el gasto

Los legisladores mexicanos tienen encima de la mesa un plan para incentivar los despidos de más de 200.000 funcionarios. Es una propuesta del Gobierno de Vicente Fox, que pretende reducir un 8% el personal dependiente del Estado con el objetivo de recortar el gasto público.

El Gobierno, que destina una tercera parte de su presupuesto a salarios, tiene previsto pagar a los empleados el equivalente a lo que han pagado las empresas privadas para reducir su personal, según afirmó ayer el viceministro de Gasto, Carlos Hurtado.

Ello supondría pagar una media de cuatro meses de nómina a los despedidos, lo que supone más de 10.000 millones de pesos (980 millones de euros).

Fox ya ha anunciado que la financiación del plan se hará por medio de préstamos. Los economistas temen que al medida aumente el déficit presupuestario y fuerce al Banco Central a subir los tipos de interés.

El Gobierno ha defendido que la propuesta supondría un gasto una sola vez, mientras que en los años venideros ahorraría dinero a las arcas del Estado.

Con el plan de recorte de gastos el Gobierno pretende reducir el déficit hasta el 0,50% del PIB el próximo año, frente a una previsión del 0,65% para 2002. En 2003 el Ejecutivo destinaría el dinero ahorrado en salarios a inversiones que ayuden a la economía a crecer.

El Congreso tiene de plazo hasta el 31 de diciembre para aprobar el Presupuesto del próximo año.