Energía

El precio del petróleo desciende a su nivel más bajo desde agosto

La cotización del petróleo acumula una caída de más del 11% en lo que va de mes. El barril de brent ha pasado de 29 dólares a 25,7 dólares. Las compras se aceleraron en septiembre con las continuas llamadas de la Casa Blanca a desalojar del poder al presidente iraquí, Sadam Husein. Sin embargo, el avance de la ofensiva se ha detenido en los recovecos de Naciones Unidas, donde Francia y Rusia no están dispuestas a darle carta blanca a Bush. El estancamiento ha desalentado las compras especulativas y las condiciones de oferta y demanda no son suficientes para soportar una subida sostenida del precio.

Washington intentó retomar ayer la iniciativa. El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, anunció que ha 'llegado la hora' para tomar una decisión definitiva. Un anuncio que tampoco es excesivamente nuevo, ya que hace dos semanas que la Casa Blanca ve inminente la aprobación de una nueva resolución sobre Irak en la ONU.

El presidente Bush recordó que su Administración 'liderará una coalición para desarmar a Sadam Husein' si la ONU no cumple con sus obligaciones. Washington insiste en que el Gobierno iraquí ha desarrollado durante los últimos años un programa de armas de destrucción masiva que representa una amenaza para todo el planeta.

Semana clave

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas afronta una semana que se presume clave en la crisis de Irak. Los representantes de los 15 países miembros del Consejo se reunirán para aprobar por fin una resolución que siente las bases definitivas para el regreso a Irak de los inspectores de armas de la ONU, que fueron expulsados del país a finales de 1998. Ante la falta de avances en las últimas semanas, Francia ha propuesto que se celebre un encuentro a nivel de ministros de Asuntos Exteriores.

Sobre la mesa, el mismo documento de la semana pasada: un borrador de EE UU que advierte a Irak de 'serias consecuencias' si incumple la resolución. Una propuesta que Francia y Rusia, los dos con derecho a veto, rechazan porque creen que permitiría un ataque inmediato contra Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad.

Es el segundo borrador que presenta EE UU. Supuestamente, la Casa Blanca había moderado su discurso para lograr el apoyo del resto de aliados. Pero la nueva propuesta decepcionó a todos. El documento sustituye la mención explícita de la autorización automática del uso de la fuerza contra Irak por la invocación de la resolución 678 (1990), que autoriza a los estados miembros a 'usar todos los medios necesarios' para garantizar el cumplimiento de las exigencias de la ONU.

Bush aprovechó la reunión el pasado fin de semana del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, que reúne a 21 países, para ganar apoyos a su causa bélica. Sin embargo, no lo consiguió. Las reticencias de Rusia y Francia indican que, salvo el Reino Unido, el resto de aliados clave prefiere esperar a evaluar el trabajo de los inspectores de Naciones Unidas antes de declarar la guerra.

Debilidad económica

Por otra parte, la reciente debilidad de la cotización del petróleo responde a los escasos estímulos para acelerar las compras de crudo. La falta de dinamismo de la economía mundial incide en el consumo. La Agencia Internacional de la Energía prevé que la demanda mundial de petróleo será éste de 76,64 millones de barriles diarios, un incremento de 170.000 barriles al día respecto al año pasado. Es el ritmo de aumento más bajo en una década.

Además, la oferta de crudo sigue siendo suficiente. La consultora Petrologistics informó ayer de que la producción de la OPEP-10 (Irak está excluida del sistema de cuotas) ha alcanzado este mes un promedio de 24,25 millones de barriles al día, un incumplimiento de 2,55 millones diarios sobre la cuota fijada por la propia organización.