Terrorismo

La policía desmantela en Hendaya una empresa que financiaba a ETA

Según el ministro del Interior, Ángel Acebes, la sociedad Olabe Distribuciones era un elemento clave dentro del aparato de financiación de ETA y se utilizaba para la reintroducción en España de antiguos activistas de la banda huidos en su día a Latinoamérica.

La versión oficial asegura que la citada empresa contrataba de forma ficticia a los etarras y los traía a España con documentos de trabajo y en condiciones legales. Además, Olabe habría entregado a ETA sus beneficios, todo ello bajo la dirección de uno de los detenidos. En la página web de la citada empresa se ofrece todo tipo de productos en conservas, algunos de marcas muy conocidas. También ofrecía productos de Perú. La información contenida en los disquetes informáticos intervenidos al etarra José María Dorronsoro Malasechebarria en 1993 ha servido de pista para descubrir la empresa conservera, según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

La policía arrestó en las localidades de Hendaya y Bayona a seis personas y practicó otros tantos registros de locales y viviendas relacionados con la citada empresa, en los que recogió abundante documentación. Tres de los detenidos fueron posteriormente puestos en libertad.

Uno de los presuntos etarras capturados es José Antonio Zurutuza Sarasola, quien fue director gerente de la empresa y quien, según el ministro del Interior, tiene un currículum criminal que le otorga 'un macabro prestigio dentro de ETA'.

Antiguo miembro de los ya desaparecidos comandos autónomos anticapitalistas, está acusado, entre otras acciones, de los asesinatos de un guardia civil en Tolosa, del gerente de la empresa Moulinex en Usurbil, del delegado de Telefónica y un policía de escolta en San Sebastián, además del de un cabo de la Marina en un atentado contra una patrullera en Fuenterrabía.

A Zurutuza se le acusa también de atracar diversas entidades bancarias, secuestros, atentados contra sedes de UGT y CC OO, y de 'un largo etcétera de actividades relacionadas con el impuesto revolucionario, suministro de armas y diversas labores de colaboración con la infraestructura de la organización terrorista'.

Equipo policial conjunto

Entre los detenidos figuran también Ricardo Pujana Alberdi y Fran Xabier Lareki Dorronsoro. El primero de ellos ya fue arrestado en 1988 como presunto miembro del comando terrorista Lekanda y es hermano del presunto ex dirigente del grupo armado Iñaki Pujana, quien fue arrestado en Francia en diciembre de 1987. Está acusado de diversos delitos como suministro de armas a comandos, de haber formado parte de algunos de éstos y de la colocación de explosivos.

La operación es fruto de varios meses de investigaciones y tiene su origen en el primer equipo policial conjunto integrado por expertos de la Subdirección de Asuntos Económicos y Financieros de la Policía Francesa y de la Comisaría General de Información de la Policía española, formado para investigar las estructuras empresariales y el entramado económico y financiero vinculado a ETA, explicó Acebes.

Por otra parte, la Audiencia Nacional dictó ayer la primera sentencia por un delito de enaltecimiento de conductas terroristas. Los hermanos Iñaki y Javier Domínguez Achalandabaso han sido condenados a un año y seis meses de cárcel cada uno por participar en un homenaje a la etarra Olaia Castresana.

La sentencia considera probado que los dos hermanos participaron en una manifestación durante la que se corearon gritos a favor de la etarra fallecida.