ANÁLISIS

HypoVereinsbank, neutral

FINANCIERO

El banco germano presenta unas cifras correspondientes al ejercicio 2001 que registran un descenso del 13% en términos de beneficio neto, quedando en los 938 millones de euros frente a los 1.079 millones del ejercicio precedente, cifras muy condicionadas por la incorporación al perímetro de consolidación en el ejercicio 2001 de Bank of Austria, cuyos números si bien han conseguido generar las sinergias esperadas, por un montante de cerca de 200 millones de euros, continua suponiendo un lastre en términos de gastos de gestión corriente.

Resultaos del ejercicio 2001

Los ingresos de HVB tuvieron un comportamiento moderado en 2001, si bien el último trimestre registra avances superiores a los del resto del ejercicio, alcanzando mejoras del 6% con respecto a 3T01, lo que sesga en cierto modo la consideración de los ingresos de la entidad en el conjunto del año.

El margen de intermediación registra un sorprendente 42% en lo que supone su mayor variación en términos anuales hasta la fecha, alcanzando los 7.331 millones de euros. Las comisiones suponen 2.877, que se derivan en un repunte del 18% con respecto a 2001 mientras que el resultado de operaciones financieras, partida que incluye la rentabilidad por las participaciones que se incluyen en la cartera de inversión de la entidad, supone unos beneficios de 592 millones, un 8% más que en 2000.

Los gastos de explotación tuvieron un comportamiento negativo con un fuerte incremento del 51%, debido fundamentalmente a la introducción del euro y a los costes de reestructuración con una reducción de su fuerza laboral en 1.600 personas. Descontando los gastos operativos, el margen de explotación arroja un leve aumento del 4% hasta los 3.180 millones de euros. Aquí continúan sin hacerse patentes en una potencial reducción de gastos las reducciones de oficinas (7,4%) y personal (-4,6%) que siguieron a la compra de Bank of Austria,.

La morosidad afecta de manera muy apreciable a las cuentas de HVB, que necesitaba incrementar sus dotaciones en casi un 75% como consecuencia de dos hitos fundamentales en el ejercicio 2001, el escándalo de la energética Enron y la crisis económico-financiera de Argentina. Esta falta de control en la gestión corriente y el aumento de las provisiones ha derivado, junto con la moderación mostrada por los ingresos en un descenso del Beneficio Antes de Impuestos del 16% alcanzando los 1.549 millones de euros.

Las principales ratios presentan signo dispar con un comportamiento muy negativo del beneficio por acción que cae desde los 2,5 euros hasta los 1,32 euros, mientras que el dividendo se mantuvo plano y la rentabilidad por dividendo ha pasado de 1,4% al 2,5% del ejercicio 2001.