Innovación

Solana propone la creación de un Ministerio europeo de Exteriores

'Menos teoría y más práctica; la línea presupuestaria de la UE para política exterior en 2002 no es pequeña, es risible; la gestión de crisis en el siglo XXI necesita reacciones en tiempo real'. El secretario general de la UE y alto representante de Política Exterior, Javier Solana, no ahorró ayer ninguna crudeza para describir el estado en que se encuentra, a su entender, la diplomacia comunitaria y el futuro al que puede aspirar. En un discurso ante la convención que prepara un texto constitucional para la UE, Solana subrayó los avances logrados desde que se creó en 1999 el puesto de alto representante, con el que se ha dotado a la UE de una imagen exterior visible y de un canal diplomático permanente.

El secretario general propone que las capitales y Bruselas compartan de modo más profundo sus recursos humanos para, 'de un modo pragmático, desarrollar un Ministerio europeo de Asuntos Exteriores a un ritmo y de una manera con la que se sientan cómodos los Estados miembros'.