Masacre

Sol Meliá cede en Bolsa a la tensión tras el atentado de Bali

La hotelera Sol Meliá ha registrado pérdidas durante la mayor parte de la jornada de hoy que sumaron al cierre un 1,62%, a 3,65 euros, dos días después del ataque terrorista, cuya autoría aún se desconoce, cometido frente a una discoteca de la isla de Bali.

La cadena española cuenta con siete hoteles en Indonesia, tres de ellos en la conocida "isla de los dioses", que suman un total de 2.249 habitaciones, refugio habitual de algunos de los 30.000 españoles que cada año visitan la conocida como "isla de los dioses".

En concreto, dos de sus establecimientos, Meliá Bali y Meliá Benoa, se encuentran ubicados a tan sólo 10 kilómetros del lugar del atentado que ha causado la muerte a al menos 190 personas, la mayoría turistas occidentales, y provocado heridas a unas 300. La embajada española ha confirmado desde Yakarta que, al parecer, la masacre no se ha cobrado ninguna víctima española.

El atentado, atribuido por los expertos a la red terrorista Al Qaeda a falta de una comunicación oficial, es el peor cometido desde el 11-S. "Estoy convencido de que hay relaciones entre Al Qaeda y lo ocurrido en Bali", ha manifestado hoy el ministro indonesio de Defensa, Matori Djalil Abdul.

Lo ocurrido en Indonesia devuelve el temor a un desplome de sufrieron un duro golpe a raíz de los ataques terroristas a EEUU el año pasado. Este verano, las inundaciones en centroeuropa volvían a hacer mella en el sector del turismo en los destinos afectados, y la situación de inestabilidad en la India repercutió también en la entrada de visitantes a dicho país.

Tailandia sustituye a Bali

Los touroperadores españoles han comenzado a desviar a los turistas que tenían comprados paquetes de vacaciones que incluían la isla de Bali hacia otros destinos del Sudeste Asiático, principalmente Tailandia, informaron fuentes del sector.

Las mismas fuentes destacaron que la situación tras el atentado terrorista para los turistas españoles que se encuentran en la isla, aproximadamente 400, es de total tranquilidad, y que ninguno de ellos se ha visto afectado por la explosión.

El director general de Nobel-Indoriente, Antonio Peregrín, empresa que tiene en la actualidad 140 turistas en Bali, indicó que la situación es normal en la isla y que únicamente está cerrada la parte del centro de la capital, y que "ninguno de nuestros viajeros ha pedido el regreso anticipado".

Peregrín añadió que no ha habido anulaciones "sino cambios", especialmente para Thailandia "donde se está produciendo falta de disponibilidad de plazas".

Nobel tenía contratadas 300 plazas para Bali como destino, del 14 al 20 de octubre, "y tan sólo ha habido una cancelación".

Por su parte, la subdirectora del touroperador de Viajes El Corte Inglés, Rosa Paramio, indicó a EFE que "hasta este momento, el destino Bali para los españoles había crecido un 36% con respecto al año pasado, e iba muy bien".

Para esta semana, añadió Paramio, "teníamos contratados 52 plazas a Bali que vamos a trasladar a otros lugares del Sudeste Asiático, fundamentalmente las playas de Tailandia".

También la agencia Catai, especializada en Bali y Extremo Oriente, ha decidido desviar los viajes contratados a la isla por otros destinos. Al respecto, el presidente de la Unión Catalana de Agencias de Viajes, Enrique Fernández Alarcón, aseguró a EFE que "para las próximas tres semanas, se han anulado el cien por cien de las reservas cuyo único destino era Bali" y confirmó que los turistas se están desviando a otros destinos del Sudeste Asiático.

Tanto los mayoristas como los minoristas consultados por EFE coinciden en señalar que tras el atentado, Bali como destino turístico para los españoles, tardará de tres a cuatro meses en reactivarse. Anualmente, entre 4.000 y 5.000 turistas españoles, fundamentalmente parejas en viajes de novios, visitan Bali.

En la isla de Bali hay únicamente una empresa hotelera española, Sol Meliá, que cuenta con siete establecimientos en la isla y que, según informaron ayer fuentes de la cadena, ni los empleados ni los clientes sufrieron daño alguno.

Para calmar el temor de las cadenas hoteleras y líneas aéreas, el secretario general de la Asociación de Mayoristas de Viajes Españoles (AMAVE), Ruperto Donat, se ha apresurado a anunciar que los turistas españoles no descartarán los destinos de larga distancia tras lo sucedido.

Donat ha explicado, no obstante, que esta isla es una opción de viaje, fundamentalmente, para los recién casados, "por lo que no se trata de un destino muy importante para los españoles", que podrían durante unos meses preferir otros destinos exóticos como Tailandia, o de sol y playa como el Caribe. Ayer, la Unión Europea se apresuró a desaconsejar viajar a Bali por motivos de seguridad.