Electrodomésticos

Candy reforzará la fábrica de Euskadi con una nueva línea de producción

La multinacional italiana Candy Elettrodomestici pondrá en marcha el próximo año una nueva línea de producción en la fábrica de lavadoras de carga superior que posee en Bergara (Guipúzcoa). Esta línea, que estará especializada en tambores de acero inoxidable, situará a la filial española entre las fábricas más modernas de Europa en su modalidad, con una capacidad de 400.000 unidades al año en un solo turno, según el director general de Candy Hoover Electrodomésticos, Fermín Mendizábal.

Con esta iniciativa, el grupo concluirá en España el plan de modernización que puso en marcha hace cinco años y en la que se han invertido un total de 36 millones de euros, incluidos los 3,6 millones de la línea que se inaugurará en 2003.

La planta vasca, que fabrica sobre todo bajo la marca Otsein, produce actualmente 350.000 lavadoras y 20.000 secadoras con 550 empleados. La facturación prevista para 2002 es de unos 138 millones de euros, con una rentabilidad del 2% sobre ventas.

La filial española también concluirá en los próximos meses una reordenación societaria que supondrá la desaparición de la empresa Candy Ibérica, con el fin de dar a conocer en el mercado español la marca Hoover. El grupo adquirió la compañía vasca Otsein en 1992.

La multinacional italiana también ha decidido apostar fuerte por los países del este de Europa con una fábrica de frigoríficos en la República Checa, concretamente, en la localidad de Podborany, al norte de Bohemia.

La capacidad productiva de estas instalaciones, en las que se han invertido 50 millones de euros, es de unos 800.000 frigoríficos anuales, aunque en un principio se arrancará con 200.000 unidades. La plantilla, de 200 personas, se ampliará hasta 800 cuando la fábrica esté a pleno rendimiento.

Esta planta de producción, construida sobre un terreno de 145.000 metros cuadrados, cuenta con una superficie de 34.000 metros, a los que se añadirán otros 10.000 de un nuevo edificio destinado a almacén.

La fábrica checa es la tercera de la línea de frío que tiene el grupo; las otras dos están en Italia y Reino Unido. Con esta nueva apertura, quiere incrementar la capacidad, aumentar la competitividad y sumar cuota de mercado en Europa, especialmente en los países del Este y en Alemania, que está a 70 kilómetros de Podborany.

Esta planta también impulsará 'algún intercambio productivo' con las otras dos fábricas, aunque 'no será nada dramático', según señaló el viernes durante la inauguración de la fábrica Aldo Fumagalli, director comercial y miembro de la familia fundadora y propietaria de la multinacional.

No obstante, para Fumagalli, 'es más conveniente enviar un producto desde Podborany a París que desde Italia, lo mismo ocurre para Reino Unido y los países escandinavos'.

Candy factura 925 millones de euros y tiene 12 plantas de línea blanca que producen 5,5 millones de unidades al año. El grupo es dueño de las marcas Hoover, Candy, Kelvinator, Otsein, Zerowatt, Iberna y Rosières.