Pagos

Las familias destinan el 53,1% de su renta al pago del crédito hipotecario

Cerca de un 27% de los españoles mayores de edad y que residen en municipios de más de 2.000 habitantes tiene contratados, al menos, un producto de endeudamiento financiero, fundamentalmente préstamos hipotecarios, según un estudio elaborado por la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).

El estudio, publicado en el último número de la revista Ahorro de la CECA, señala que desde 1997 se mantiene una tendencia ascendente en el endeudamiento de las familias españolas para acceder a un crédito hipotecario, principalmente en el segmento de población de entre 35 y 44 años, y con el objetivo de obtener su primera vivienda.

Las tasas de crecimiento en el crédito hipotecario se han situado en una media del 19,6% en los últimos cinco años y mientras en 1997 el saldo de estos préstamos era de 142.476 millones de euros, al finalizar 2001 el saldo ascendía a 293.458 millones de euros. Los datos del estudio ponen de manifiesto que el 80% de las familias españolas son propietarias de la vivienda que habitan y revelan que en el periodo 1997-2001 se ha incrementado 20 puntos el nivel de renta disponible destinado a sufragar los créditos hipotecarios.

En 1997 la renta disponible por habitante era de 10.850 euros, cantidad de la que un 33,4% se destinaba a pagar una hipoteca, en tanto que en 2001 la renta se situaba en 13.729 euros y el 53,1% estaba dedicado a la vivienda.

El importante desarrollo del mercado de la vivienda y consiguientemente del crédito hipotecario ha llevado a las entidades financieras a convertir este tipo de productos en 'estratégicos', con un fuerte aumento de la competencia y adaptándose a casi la totalidad de las necesidades de los clientes. En el mercado hipotecario español más de la mitad de los préstamos tiene un plazo de amortización superior a los 15 años y un tipo de interés inferior al 6%, en tanto que el 70% de ellos está contratado a interés variable.

El estudio también indica que la venta de hipotecas a través de Internet ha introducido mayor dinamismo al sector, ya de por sí bastante ágil, debido a sus menores costes.

Encarecimiento

Por su parte, el precio medio de la vivienda nueva libre se situó en los 1.148 euros por metro cuadrado en el primer trimestre del año, lo que supone un incremento del 15,45% respecto al registrado en igual periodo del año anterior, según datos del Ministerio de Fomento recogidos por la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Este dato supone que en 2002 se mantiene el encarecimiento medio del 15% trimestral registrado por Fomento en el precio de los pisos en 2001, con lo que se desmarca así de la desaceleración que, según otros estudios de mercado, registró la subida de los precios en los primeros meses del año.

En un total de cinco comunidades autónomas: País Vasco, Madrid, Cantabria, Andalucía y Valencia el incremento de la vivienda superó la media nacional, mientras que en Galicia y La Rioja no rebasó el 5%, lo que demuestra la importante disparidad regional que registra el mercado residencial de vivienda nueva.