Polémica

Los auditores se oponen a financiar su órgano supervisor

La Asociación Española de Auditores se ha mostrado contraria a la propuesta del Partido Popular de crear una tasa para financiar el funcionamiento del Instituto de Auditoría y Contabilidad de Cuentas (ICAC), iniciativa que se incluirá en el texto final de la Ley Financiera, informa Efe.

El presidente de la asociación, Juan Luis Marchini, aseguró ayer que esta iniciativa 'no es de recibo', por cuanto el ICAC es un organismo público, dependiente del Ministerio de Economía, por lo que no debería financiarse a través de la empresa privada.

Los auditores, no obstante, consideran que la puesta en marcha de esta iniciativa, que no ha sido sometida a su consulta, es 'inevitable', ya que será incluida como enmienda en la Ley Financiera a propuesta del Partido Popular.

La enmienda especifica que cada empresa abonará al ICAC 80 euros por cada informe de auditoría emitido, cantidad que será el doble, 160 euros, si los honorarios facturados a la empresa superan los 30.000 euros.

Según Marchini, el ICAC ha justificado esta nueva vía de captación de recursos en la necesidad de contar con un mayor presupuesto y personal para efectuar los controles de calidad a las empresas auditoras. Otro de los puntos de la Ley Financiera que no satisface a la asociación es el que establece la rotación, cada siete años, del auditor de cuentas responsable del trabajo y de la totalidad de los miembros del equipo que se han dedicado a una empresa.