La Ley de Comercio Electrónico penaliza las pymes en Internet

La nueva Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico establece sanciones excesivamente elevadas a las empresas que actúan en Internet, que pueden llegar, en algunos casos, hasta los 600.000 euros. Las Cámaras de Comercio denuncian que la ley no apoya suficientemente la simplificación de la actividad cotidiana de las empresas mediante el uso generalizado de las nuevas tecnologías. Entre las principales obligaciones a las que se enfrentan las empresas que actúan en Internet está la de informar al público, de forma permanente, de su nombre, denominación social, localización, correo electrónico y cualquier otro dato que permita una comunicación directa y efectiva. El no cumplimiento de dicho deber implicaría multas de hasta 150.000 euros.

Asimismo, la ley regula que las comunicaciones comerciales tienen que ser claramente identificables como tales e incluir la palabra publicidad si se efectúan por correo electrónico, así como indicar la persona, física o jurídica, en nombre de la cual se realizan. Para su envío, además, es necesario que previamente se hayan solicitado o hayan sido expresamente autorizadas por sus destinatarios.