Conflicto

Israel considera que la guerra en el golfo Pérsico es casi inevitable

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Simon Peres, afirmó ayer en Washington que el ataque de EE UU a Irak es casi inevitable, pese al anuncio del Gobierno de Bagdad de permitir el regreso sin condiciones de los inspectores de armas de la ONU.

Peres despreció este anuncio porque considera que los inspectores sólo sirven 'para gente honesta, los deshonestos saben eludirlos'. El jefe de la diplomacia israelí calificó de 'mafioso' al régimen de Sadam Husein. Por otra parte, el ministro israelí recordó que 'el compromiso que ha asumido EE UU es de largo alcance, el permiso para los inspectores de la ONU no es su única exigencia, y casi no veo la forma en que puede retirarse de esos objetivos'.

De hecho, Israel prosiguió ayer con sus preparativos para un posible ataque de las fuerzas iraquíes contra su territorio. El Ministerio de Interior israelí ha diseñado un plan que contempla la evacuación de hasta 180.000 personas y convertir el Parque Nacional de Ramat Gan en un cementerio provisional.