Certificación

El Club de Gestión de la Calidad lanza el Sello de Excelencia Europea

El Club de Gestión de la Calidad (CGC) presentó ayer, en un acto presidido por Fernando Fernández-Tapias y celebrado en la Cámara de Comercio de Madrid, su nuevo Sello de Excelencia Europea, una distinción que otorgará en colaboración con cuatro grandes entidades internacionales de certificación (SGS International Certification Services, ICICT Tæoelig;V Internacional, Bureau Veritas Quality International y Lloyd's Register Quality Assurance).

El nuevo certificado del CGC forma parte de un sistema de reconocimiento europeo de calidad, el EFQM (European Foundation for Quality Management). Funciona mediante unos puntos que se obtienen por cumplir determinados criterios de calidad y que permiten obtener tres galardones. El Sello de Calidad Europea se concederá a las entidades que superen los 200 puntos; el Sello Nivel de Consolidación, a quienes superen los 400, y el Sello de Nivel de Excelencia, a los que rebasen los 500 puntos. Todas estas distinciones serán convalidadas por el CGC con las correspondientes certificaciones europeas de la EFQM. Quienes obtengan una puntuación superior a 550 podrán enviar a la EFQM su candidatura para optar a los Premios Europeos de la Calidad.

No hay requisitos previos, para optar a ninguno de estos sellos. Cualquier empresa u organización puede hacerlo, aunque, dado que el sistema es más exigente que los actuales, se recomienda tener al menos la certificación ISO 9001 antes de intentarlo.

Otra novedad con respecto a las certificaciones de calidad que existían anteriormente es que estos sellos miden la calidad de toda la gestión y no la calidad de los procesos o productos. Además, se basan en un sistema de principios y no en especificaciones rígidas.

Por esa razón, la labor de las Entidades Certificadoras (las auditoras que visarán las puntuaciones obtenidas por las empresas) será importante. De su responsabilidad y prestigio depende que los sellos sólo se otorguen con merecimiento. Las certificadoras que colaboran en España con el CGC se han comprometido, para mantener la calidad de su labor, a cobrar las mismas tarifas. De ese modo tendrán que competir en calidad y honestidad en lugar de hacerlo en precios.

Las empresas que quieran obtener el certificado de Excelencia Europea deberán someterse a un proceso de autodiagnóstico realizado con una herramienta diseñada por EFQM. Después deberán implantar planes de mejora y ejecutarlos. Si superan los 400 puntos tendrán que añadir una memoria detallada sobre su actividad y sus procedimientos. El proceso finaliza con la auditoría de una entidad certificadora reconocida por el CGC. Si esa inspección es positiva, el CGC expedirá el sello definitivo y lo convalidará en la EFQM.