En portada

El Ibex sube un 3% en el mes

El Ibex 35 ha subido en agosto un 2,98%, el mejor comportamiento mensual de 2002, poniendo fin a cuatro meses consecutivos de caídas. Los expertos aconsejan prudencia porque aún quedan muchas incertidumbres por despejar

El Ibex subió ayer un 1,02% tras dos días de fuertes pérdidas, lo que le sirvió para dejar la caída semanal en el 2,34%. Los datos macroeconómicos procedentes de EE UU volvieron a ser contradictorios pero sirvieron para despertar a la Bolsa española del letargo en el que se había instalado en la primera parte de la sesión. Los valores que más subieron fueron Inditex, Gas Natural y Carrefour, con una revalorización del 5,5%, 4,1% y 3,09%, respectivamente. El lado opuesto lo ocuparon las constructoras. Los malos resultados semestrales de Dragados y FCC hicieron que sus acciones cayesen un 2,67% y un 1,41%. ACS retrocedió un 3,44%. El Ibex cerró así agosto con una subida mensual del 2,98%, la mayor registrada en 2002, poniendo fin a cuatro meses consecutivos de caídas. Entre los principales índices europeos, la Bolsa española ha sido la que mejor comportamiento ha tendido en agosto. Las pérdidas anuales del selectivo se sitúan en el 23,36%.

La Bolsa ha mostrado dos caras bien diferentes durante el mes de agosto. Tras tocar mínimos anuales el pasado día 5 (5.963,2 puntos) el Ibex rebotó con vigor, aunque sin demasiado volumen. Hubo dos factores que catapultaron esta fase de subida. En primer lugar, la ausencia de nuevos escándalos contables de importancia, causantes en los meses de junio y julio de una crisis de confianza entre los inversores sin precedentes. El 90% de las empresas de EE UU obligadas a presentar sus cuentas con declaraciones juradas de sus ejecutivos ante la SEC cumplió y sólo unas pocas confesaron irregularidades de escasa cuantía. El segundo factor que ayudó a escapar de la zona de mínimos, el de mayor calado para la Bolsa española, fue la mejora de la situación financiera en Brasil. El FMI anunció una nueva ayuda al país latinoamericano por valor de 30.000 millones de dólares, y días después los grandes bancos internacionales confirmaron que seguirán abiertas las líneas de crédito hacia las empresas brasileñas.

En este contexto, el Ibex llegó a acumular a principios de esta semana una subida mensual que rondaba el 7%. Sin embargo, la cruda realidad se ha hecho presente en las últimas sesiones, demostrando que la inestabilidad de los mercados y la fragilidad de los soportes sigue siendo la tónica dominante. Las dudas sobre el vigor de la recuperación económica, aparcadas en un segundo plano por los escándalos financieros, las rebajas en las previsiones de resultados de algunas compañías estadounidenses (Norte e Intel) y la posibilidad de un ataque de EE UU a Irak han llevado a los inversores a recoger beneficios, presionando con ello de nuevo a los índices hacia zona de mínimos.

Los analistas señalan que el escaso volumen de negociación resta calidad a la subida y apuntan que la prueba de fuego llegará a partir de septiembre

'Las subidas observadas durante buena parte del mes de agosto no son más que una corrección de las caídas anteriores, aunque difíciles de extrapolar a lo que queda de año. Con todo, y sin que esto signifique que a corto plazo no descartamos más recortes hasta los mínimos, lo cierto es que vemos a los mercados más estables que antes del verano. Además, la tendencia negativa de las Bolsas no cambia en un mes, hace falta un periodo de tiempo para que se reduzca la aversión al riesgo de los inversores', según José Luis Martínez, analista jefe de Citigroup. Los expertos coinciden en que la prueba de fuego para la Bolsa llegará a partir de la semana que viene, cuando vuelvan de las vacaciones gran parte de los agentes que toman decisiones y con ellos los volúmenes normales de negocio. 'Agosto ha destacado por una fuerte ausencia de volumen. En este contexto, el mercado no es que se manipule, pero digamos que sí se mueve con mayor facilidad', explica Ignacio Lecanda, analista de Popular Bolsa.

El 54% de los valores cae en agosto

Altadis y Ferrovial, dos valores defensivos que ya habían servido de refugio durante los siete primeros meses de 2002, han vuelto a ser los valores estrella de agosto, con una subida del 13,8% y del 9,6%, respectivamente. Tras ellos completa el podio de honor en el mes el SCH, que gana un 8,4% gracias a la clarificación parcial del panorama financiero en Brasil (BBVA, menos expuesto al país latinoamericano, ha subido sólo un 3,7%). Las principales eléctricas, Iberdrola y Endesa, han recuperado algo de terreno durante agosto, un 8% y un 6,5% respectivamente, tras el desplome sufrido en junio y julio. Repsol YPF también ha sido uno de los valores más alcistas del mes. Sus acciones se han visto beneficiadas por la subida del crudo. Además, los inversores han premiado la reducción de la deuda de la compañía, ayudada por los ingresos extraordinarios conseguidos por la venta del 23% de Gas Natural y por la salida a Bolsa de Enagás. Telefónica, al igual que el SCH muy expuesta a Brasil, ha acabado el mes en positivo con una subida del 3,9%. La operadora ha recibido el beneplácito de los analistas tras su cambio de rumbo en el negocio de la telefonía móvil de tercera generación (UMTS).

Los grandes valores han tirado del Ibex en agosto, pero lo cierto es que 19 compañías, el 54% del selectivo, han cerrado el mes con pérdidas. El retroceso más llamativo ha sido el de Sol Meliá, un valor muy penalizado por la crisis del sector turístico en España (Merrill Lynch rebajó ayer su recomendación sobre la compañía), que a pesar de la recuperación de las últimas sesiones se ha dejado un 16,25% de su valor en agosto. La segunda corrección en importancia ha sido la de Gamesa, con una caída mensual del 12,33%. Los valores cíclicos no acaban de repuntar debido a las dudas sobre la recuperación económica. Terra también ha sido de los peor parados en agosto, con una caída del 11,5%. El mercado mantiene las dudas sobre la entrada en beneficios de la compañía. Además, algunos valores del sector de la construcción empiezan a pagar el buen comportamiento acumulado en el año. Dragados ha caído en agosto un 11,7%, y ACS, un 9,97%.

A corto plazo los analistas no se muestran demasiado esperanzados. Hay muchas dudas por resolver, muchos frentes abiertos que se deben de solucionar antes de que se encare una fase alcista consistente. Entre los factores que lastran un rebote sostenido se encuentran, además de los contradictorios datos macroeconómicos, el temor de que un ataque a Irak dispare el precio del crudo, la decisión de la Reserva Federal (próxima reunión, 24 de septiembre) sobre los tipos de interés en EE UU, la amenaza de nuevas rebajas en las previsiones de resultados de las compañías y las incertidumbres procedentes de Brasil, donde se celebran elecciones presidenciales en octubre, y, sobre todo, de Argentina, donde no se llega a un acuerdo con el FMI.

'Para los próximos meses no esperamos que los resultados empresariales mejoren ni que se modifique sustancialmente el actual escenario de los tipos de interés. Por lo tanto, la Bolsa sólo podría repuntar al alza si se confirma el alejamiento de los escándalos contables y si la transición política en Brasil se realiza de una forma ordenada', explica Jordi Falgueras, de Gaesco Bolsa. Esta visión es compartida por Ignacio Lecanda: 'No creo que asistamos a un doble suelo de la economía de EE UU. Sin embargo, los próximos datos macroeconómicos pueden ser negativos, por lo que no es descartable que los índices caigan de nuevo a zona de mínimos. Entonces aprovecharíamos las caídas para entrar en renta variable, ya que el último trimestre puede ser más favorable a medida que vaya mejorando la visibilidad de los beneficios empresariales. Si se confirma este escenario, apostaríamos por valores cíclicos como, por ejemplo, Acerinox'. Lecanda también destaca que hay que seguir de cerca a Repsol YPF, si el crudo se mantiene por encima de los 28 dólares.

Los valores defensivos, al alza en Europa

Las Bolsas europeas, como suele ser habitual, se han movido durante agosto al ritmo marcado por EE UU. Los datos macroeconómicos, sobre todo en Alemania, el principal motor de la economía de la zona euro, han sido cuando menos contradictorios, apuntando una ralentización en la recuperación económica. Además, el Banco Central Europeo ha emulado a su homólogo estadounidense dejando los tipos de interés sin cambios en el 3,25%. El índice Euro Stoxx 50 ha acabado con una subida del 0,87%, acumulando un retroceso anual del 28,82%. Dentro de los índices nacionales, el Dax alemán ha subido un 0,35% en agosto, el Cac francés ha retrocedido un 1,44% y el MIB italiano ha salvado el periodo con una subida del 1,3%. Por sectores, agosto ha vuelto a sonreír a los más defensivos, como el eléctrico y el bancario, que se han apuntado una subida del 5,37% y del 4,55%. Los sectores de alimentación y bebidas, consumo no cíclico, telecomunicaciones y servicios financieros también han acabado el mes en terreno positivo, mientras que el sector de medios de comunicación y el de consumo cíclico han encabezado las pérdidas, con una caída del 7% y del 6,3%, respectivamente. Por lo que se refiere a los mejores valores del mes en el Euro Stoxx 50 destaca el comportamiento de ABN Amro, que sube un 14,6%, RWE, que se apunta un alza del 10,3%, y el SCH. La operadora finlandesa Nokia, tras los fuertes varapalos sufridos en los meses anteriores, también ha recuperado terreno con una subida del 7,24%. El peor valor del índice ha sido Vivendi Universal, lastrado por sus problemas financieros, que se ha dejado un 21,28%. Agosto también ha sido un mal mes para las aseguradoras, especialmente para Allianz, que deberá afrontar importantes pagos por las inundaciones acaecidas en el este de Europa. El próximo lunes 2 de septiembre se realizará la revisión anual ordinaria del Euro Stoxx 50. Los principales candidatos para abandonarlo son Pinault Printemps y Alcatel, mientras que Lafarge y Allied Irish Bank se perfilan como sus sustitutos, según cálculos efectuados por las firmas de análisis.

Jazztel destaca en el Nuevo Mercado

El Nuevo Mercado, más que un segmento para valores de crecimiento, se ha convertido en una especie de coto de caza para especuladores. Jazztel y Amper han subido en agosto un 27,48% y un 11,6% sin que haya habido ninguna noticia que justifique estos repuntes. En cualquier caso, estas revalorizaciones tan sólo han servido para enjugar las fuertes pérdidas anuales, que en el caso de Jazztel son del 71%, y en el de Amper, del 33%. De Jazztel lo único que se ha sabido es que ha llegado a un acuerdo con Uni2 para compartir red. Aunque la noticia sólo implica que Jazztel utilizará la red troncal de France Télécom, el mercado lo ha interpretado como que la fusión entre la operadora española y Uni2 está más cerca. 'Tras la ruptura del acuerdo con Renfe para el uso de su red de fibra óptica, el acuerdo con Uni2 parece positivo, y ha sido analizado por los inversores como un paso previo a mayores acuerdos entre ambas operadoras, ya que le permite utilizar a Jazztel la red troncal de Uni2. El acuerdo con Renfe suponía el uso exclusivo durante un plazo de hasta 20 años de 1.622 kilómetros de fibra óptica', explican los analistas de Banesto Bolsa. Las negociaciones entre Uni2 y Jazztel para una posible fusión están a la espera de la operación de reestructuración de deuda que está llevando a cabo la compañía. El plazo para que los bonistas de Jazztel acepten intercambiar sus títulos de deuda por acciones expira dentro de un mes. La visibilidad en los resultados de las compañías tecnológicas no acaba de mejorar, como han demostrado las últimas rebajas de resultados en EE UU, y los mercados tecnológicos lo pagan con nuevas caídas. El Nuevo Mercado ha perdido un 5,75% en agosto, lastrada por Terra, el valor con más peso en el índice, que se ha dejado un 11,49%. En el año, el segmento español para compañías de crecimiento acumula una caída del 29%. El resto de mercados tecnológicos también ha proseguido en agosto la senda bajista. El Nasdaq ha caído un 0,27% (a media sesión de ayer), el Neuer Markt alemán ha perdido un 8,95% y el Techmark británico ha ganado tan sólo un 1,2%.