Revista de Prensa

Empresas privatizadas en Argentina y calidad

Un nuevo elemento preocupante se ha agregado a la discusión tarifaria de las empresas privatizadas, la calidad en la prestación de los servicios públicos en Argentina.

Mediante una resolución de Economía se dispusieron nuevas reglas de juego en materia de servicios. En paralelo a la compleja renegociación contractual, cuyo eje es el nivel tarifario, el Gobierno decidió acceder al pedido de las concesionarias y aligerar las cargas que sobre éstas pesan en materia de calidad de servicios.

En función de los contratos firmados, las empresas privatizadas deben brindar determinados niveles de calidad prestacional, específicamente pautados y controlados por los reguladores. En servicios como luz y gas los concesionarios no se comprometieron a efectuar obras (...), sino a garantizar metas de calidad, verificables en forma continua. De modo que el incumplimiento acarrea sanciones pecuniarias (...).

Frente a la crítica situación actual, el Gobierno dispuso suspender la exigencia del pago de las multas correspondientes cuando los concesionarios demuestren razonablemente que el incumplimiento (...) se produjo en razón del impacto (...) de las medidas de la ley que dispuso la pesificación y la prohibición de actualización de tarifas.

Resulta comprensible que, en las actuales circunstancias, las empresas tengan dificultades para brindar estándares de calidad muy elevados, pero es necesario evitar (...) incumplimientos injustificados (...).

Distinto es el caso, por ejemplo, de aquello que tiene que ver con la calidad de un servicio brindado por el personal de la empresa (...). Autorizar este tipo de fallas puede traer consecuencias indeseables.