_
_
_
_
_
Fondos

El salto de los tigres asiáticos

Los fondos que invierten en Malaisia, Indonesia y Tailandia ganan más del 15% en lo que va de año. El éxito de las medidas económicas ha convencido a los gestores

Los fiascos de Enron y Worldcom en Estados Unidos han mostrado a los inversores que los mercados desarrollados no son necesariamente más seguros que los emergentes', sostiene Mark Mobius, experto en mercados emergentes de la gestora estadounidense Franklin Templeton. 'El resultado ha sido que los inversores han comenzado a reevaluar sus carteras y a desarrollar un punto de vista más abierto en lo que se refiere a la inversión en mercados emergentes. A largo plazo, esperamos que los mercados emergentes alcancen altas cotas de desarrollo económico a medida que reforman y liberalizan sus economías'. El punto de vista de Mobius coincide con el de otros muchos gestores, que en los últimos meses han puesto el ojo en Asia y sus mercados. Según los datos de la compañía Morningstar, los fondos que invierten en Asia excluido Japón, principalmente aquellos que destinan sus activos a Tailandia e Indonesia, algunos de los denominados tigres asiáticos, se encuentran entre los mejores del año, con ganancias que en algunos casos superan el 20% e incluso el 30%. No en vano, estos dos mercados acumulan unas revalorizaciones desde enero que rondan el 15% y el 20%, respectivamente.

'Los gestores se han dirigido hacia los mercados de Indonesia, Tailandia, Filipinas y Malaisia, atraídos por unas mejores condiciones domésticas, políticas y económicas, mejores valoraciones y la existencia de compañías bien gestionadas', apunta un informe de Standard and Poor's. El análisis llevado a cabo por esta compañía refleja cómo la inversión extranjera en la zona ha crecido desde la crisis asiática de 1997 y 1998, y después del estallido de la burbuja bursátil en 2000, ante la percepción por parte de los inversores institucionales de que estos mercados se encuentran bastante protegidos con respecto a la deceleración económica global. 'Tailandia fue uno de los países más golpeados por la crisis financiara asiática de los años 1997 y 1998', explica Mark Mobius. 'El mercado de valores cayó hasta mínimos en agosto de 1998, perdiendo cerca del 90% de su valor (tomando como referencia el dólar estadounidense)'. Este experto, sin embargo, recuerda que desde el último trimestre de 2001, el índice de la Bolsa de Bankok ha recuperado más de un 50%. 'Para que el mercado alcance máximos (como a finales de 1993) debería ganar cerca de un 600%. Por tanto, el potencial alcista es elevado', añade.

La situación, sin embargo, no es la misma en otras economías mayores de la zona, como pueden ser Taiwan, Hong Kong o Corea del Sur, cuyas exportaciones dependen en gran medida de la bonanza estadounidense y que han sufrido la incertidumbre en torno a la recuperación de aquel país. La Bolsa de Taiwan pierde a estas alturas del año cerca de un 20%, mientras que la de Corea del Sur se mantiene en positivo, si bien con ganancias que no alcanzan el 1%. 'A pesar de ser muy cautos con el ciclo económico global, mantenemos una opinión positiva de Corea, en detrimento de Taiwan', aseguran los analistas de Credit Suisse First Boston. 'Corea es actualmente significativamente más barata que Taiwan', continúan. 'En los tres sectores clave -tecnología, finanzas y materiales- Taiwan está todavía mucho más cara que Corea'.

Mark Mobius, no obstante, enfatiza el hecho de que Taiwan se ha beneficiado de las políticas de reducción de costes de las compañías de mercados desarrollados, vía subcontratas, y del desarrollo de China, a donde muchas compañías taiwanesas se están mudando. 'Corea del Sur sigue siendo un destino atractivo para invertir, gracias a un crecimiento económico mayor al esperado'.

Hong Kong, por su parte, está sufriendo de unas condiciones económicas débiles, con elevado desempleo, la amenaza deflacionaria y unas compañías, las de mayor capitalización, que tradicionalmente han sido muy vulnerables en mercados bajistas. Todo ello ha empujado a los gestores a reducir la exposición de sus carteras a la región, en términos medios, del 24% al 18%. Desde el mes de enero, el índice Hang Seng de Hong Kong acumula una caída superior al 20%.

Según el informe de Standard and Poor's, los gestores especialistas en la región asiática han mantenido estrategias de inversión bastante similares en los últimos meses. Así, a medida que los datos macroeconómicos estadounidenses han ido empeorando, los expertos han orientado sus carteras asiáticas hacia sectores de corte defensivo, en lugar de aumentar la cota de liquidez de las mismas. 'Aquellos entrevistados para este informe han resaltado la mejora de la resistencia de las compañías asiáticas a factores externos y, posteriormente, su aislamiento ante la enronitis', apunta la agencia. Las Bolsas de la región se han beneficiado de la reducción en las carteras del peso de la Bolsa japonesa, país que sigue sumido en una profunda crisis. Las claves para la buena marcha de muchos de los fondos que invierten en Asia han sido dos, según la agencia: la decisión con la que los gestores se han situado de cara a una recuperación cíclica de las economías y la intensiva selección de compañías. 'La selección de compañías ha resultado ser la mejor opción', explica.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_