Investigación

El presidente de Imclone se declara inocente de fraude

El fundador de la farmacéutica Imclone, Sam Waksal, se declaró ayer inocente ante un tribunal de Nueva York de las acusaciones de fraude bancario, obstrucción a la Justicia y utilización de información privilegiada.

En sus primeras declaraciones después de que fuera arrestado el pasado 12 de junio por el FBI, Waksal no sólo se declaró inocente, sino que insistió en la eficacia de su medicamento contra el cáncer, Erbitux. ¢El fármaco Erbitux, en el que he trabajado en los últimos 10 años para llevarlo al público, tiene la capacidad de ayudar a millones de enfermos de cáncer¢, dijo.

Sus palabras sirvieron para que las acciones de la empresa subieran un 9,26% en la Bolsa de Nueva York, aunque el valor en el mercado de Imclone se ha reducido en lo que va de año cerca de un 90%.

A Waksal se le acusa, entre otros cargos, de haber avisado a parientes y amigos de que la agencia reguladora de alimentos y medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) no autorizaría el fármaco de Imclone contra el cáncer un día antes de que la decisión se hiciera pública. La noticia rebajó el valor de las acciones de la compañía un 88%. Los familiares vendieron acciones de Imclone por varios millones de dólares antes de que se difundiera la decisión de la FDA, según la Comisión de Valores de EE UU (SEC).

Más investigaciones

Waksal renunció como consejero delegado de Imclone en mayo y ha podido evitar la cárcel a cambio de una fianza de más de 10 millones de dólares.

Un comité del Congreso estadounidense también está recopilando información sobre las operaciones de la farmacéutica y la legalidad de difundir noticias demasiado optimistas sobre proyectos de medicamentos. Imclone aseguró a principios de año que las conversaciones con la FDA sobre el Erbitux iban por buen camino, algo que el organismo no confirmó. Pero la información fue suficiente para que las acciones de Imclone llegaran a subir un 80%.